XIOMARA CASTRO RECHAZA DECISIÓN DEL CONGRESO PERUANO DE VETAR VIAJE DE PEDRO CASTILLO

La pachotada del Congreso de oponerse al viaje de Castillo a la asunción de mando de Gustavo Petro, en Colombia, ha traído cola a nivel internacional.

La decisión del Congreso peruano de no otorgar el permiso de viaje al presidente Pedro Castillo, para asistir a la asunción del mando en Colombia, mereció el rechazo de personalidades latinoamericanas.

Una de ellas es la presidenta de Honduras, Xiomara Castro de Zelaya. Xiomara llamó "prohibición" y "acto inaceptable" la decisión del Congreso peruano.



La vicepresidenta Dina Boluarte, que debió suplir a Pedro Castillo, ha sido criticada por no elevar la voz en ese importante foro, para defender al Presidente. Castillo había hecho conocer al presidente electo Gustavo Petro, que no podía viajar a su asunción de mando, porque el Congreso peruano no lo autorizó.

El boicot de la mayoría congresal al viaje de Castillo, pretende sustentarse en las investigaciones que realiza una Fiscalía, cada vez más cuestionada por sus oscuros movimientos que apuntan a proteger al narcotráfico.

Pero, aparte de este despropósito —que en el fondo movió la narrativa del riesgo de "fuga"—, es posible que la decisión de la mayoría congresal haya tenido como motivación central, empañar una victoria que pertenece a Latinoamérica: La de Gustavo Petro.

En la mañana de hoy Pedro Castillo calificó de "vergüenza para el mundo", la decisión del Congreso de boicotear su viaje a Colombia, causando con sus palabras escozor en la mayoría parlamentaria y su prensa.

Castillo viene adoptando, desde el Mensaje presidencial del 28 de julio, un discurso más afilado contra la oposición golpista, poniéndose así más en sintonía con un inmenso sector popular, que lo ha criticado, precisamente, por ser concesivo y blando con ese golpismo.

En un reciente acto público en las históricas Pampas de Junín —por los 198 años de la Batalla de Junín—, Pedro Castillo comparó al pueblo trabajador del campo y ciudad con los patriotas de la lucha emancipadora.

A los golpistas, apoltronados en sus curules, que nunca exponen sus posiciones ante el pueblo, Castillo los comparó con "los realistas" españoles opuestos a la emancipación del pueblo peruano.

"Los realistas son hoy los golpistas", aseveró.