"UN DURO ATAQUE A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN": REACCIONES CONTRA LA PROHIBICIÓN DE SPUTNIK Y RT

La libertad de expresión bajo ataque en la guerra de Ucrania: La cultura de la cancelación, un instrumento de la post modernidad inquisitorial, se ha expandido a las relaciones internacionales y la prensa (vt).

En España, el anuncio de la presidenta de la Comisión Europea de suspender los medios Sputnik y RT en la Unión Europea provocó una ola de condena desde distintos sectores.

Uno de los que criticó la decisión fue el exvicepresidente segundo y líder de Podemos, Pablo Iglesias, quien consideró que la censura a estos medios significa que la "libertad de prensa es un discurso liberal hipócrita".

Para el secretario ejecutivo de la Fundación Internacional de Derechos Humanos, Jaume d'Urgell, se trata de un acto de censura.

"La censura al periodismo es una clara violación de derechos humanos. Es un error político y una falta de respeto a toda la ciudadanía, empezando por la de los propios gobernantes que adoptan esta decisión".

El periodista español, Javier García, coincide con que se trata de un "terrible y un duro" ataque contra la libertad de expresión.

"Sobre todo al derecho a recibir información por parte de los ciudadanos de Europa, que ya son mayorcitos y suficientemente adultos para elegir con qué fuentes se quieren informar. Por eso deben tener la mayor paleta posible, y más en una guerra donde la propaganda nos inunda por todos lados y conviene tener el mayor número de fuentes posibles".

García, que durante varios años trabajó para la agencia EFE, indica que tras el análisis de todas las mentiras y "montajes burdos" que se han divulgado en estos días en las televisoras españolas, donde se ha podido ver casos de "manipulación intencionada y evidente", ninguno ha venido de medios rusos.

"La mayoría de esos fake news no han venido precisamente de Moscú, sino más bien del otro lado o de medios occidentales o vete tú a saber de dónde, pero favorecían a Ucrania y no a Rusia. Curiosamente en un resumen que hizo, por ejemplo, Maldita.es, de esos 49 bulos no hay ninguno en el que esté implicado ningún medio ruso".

Por eso, resalta García, esta censura a medios rusos sienta un "precedente muy grave" "En esta guerra terrible e incomprensible se ha desenfocado totalmente. Ya no se va a las causas, sino que simplemente se demoniza lo máximo posible al adversario, en este caso a Rusia y se arrincona a Rusia, lo cual no nos puede traer nada bueno. Al contrario, la Unión Europea, debería haber hecho desde hace años, desde 1991, todo lo posible por convivir con Rusia, dialogar con ella y no arrinconarla".

El eurodiputado Manu Pineda considera que cualquier demócrata "debería estar en contra de esto". A su juicio, esta decisión viola el derecho de los ciudadanos a tener una información plural. "Ellos no quieren que se escuchen otras versiones de la película, pero en la versión que ellos sí permiten no hay ningún problema en que nos encontremos televisoras con millones de espectadores utilizando incluso imágenes de videojuegos para decir que eran ataques rusos y poner a unos de malos y otros de buenos".

Pineda asegura que esta decisión refleja que la Unión Europea defiende la libertad de expresión "siempre que digas lo que ellos quieren".

"No están permitiendo que se presenten versiones distintas. Se permiten disidencias de matices, de maquillaje, pero al final lo que se está permitiendo es pensamiento único de distintos colores, pero siempre pensamiento único y cualquiera que se salga de ahí será perseguido", señala. El precedente que marca

Pineda apunta que, aunque ya en otras ocasiones sacaron de las plataformas a medios estatales como Telesur o HispanTV, esta sería la primera vez que la Comisión Europea toma una decisión de este tipo.

"El precedente que deja es que aquí vale todo. Ya no nos podremos sorprender de nada. Estamos viendo cómo se cierran medios que no son afines a sus Gobiernos, estamos viendo cómo se prohíben partidos políticos en la Unión Europea, estamos viendo un ataque atroz a las libertades civiles de la sociedad. Entonces, en este caso, si se ataca a unos medios y no hay una reacción, porque pareciera que los grandes medios europeos están mirando hacia otro lado o viendo con simpatía que se impida la difusión de Sputnik y RT, a partir de aquí valdrá todo, incluso la reciprocidad. Quiero decir, que me imagino que no se llevarán las manos a la cabeza ni se rasgarán las vestiduras si mañana Rusia impide que los medios nuestros puedan emitir en su territorio", indica Pineda.

Por su parte, el periodista y activista español, Rubén Sánchez, considera que "tomar como rehén a la libertad de prensa no es la solución a lo que está ocurriendo".

"Censurar no es una respuesta propia de democracia, independientemente de que mi valoración sobre lo que está ocurriendo es pública y notoria. Yo no estoy defendiendo, desde luego, al régimen de Putin, lo que ocurre es que, independientemente de que se trate de medios públicos o privados, creo que nunca se puede incurrir en una censura de medios de comunicación".

También considera que se trata de un "peligroso precedente porque podría llegase al extremo de utilizarse luego en otro tipo de conflictos que no fueran bélicos, sino también económicos o políticos", advierte.

El politólogo Juan Carlos Monedero calificó la decisión como "hipócrita", "contraproducente" y "enemiga de todos los principios liberales que reclaman los que quieren prohibir estos canales".

"Creo es que es hipócrita porque, si bien es cierto que Sputnik y RT están vinculados al Gobierno de Rusia, no deja de ser cierto que los principales canales como Fox, CNN o Atresmedia o Mediaset pertenecen a capitales privados, con intereses privados que, por ejemplo, nos mintieron para llevarnos a la guerra de Irak o que mintieron para intentar justificar una guerra en Venezuela. Por tanto, es muy hipócrita establecer que no puedan tener líneas editoriales los países y sí puedan tener líneas editoriales los grupos empresariales".

Monedero agrega que es "contraproducente" porque dificultará la posibilidad de defender la libertad de expresión a partir de este momento.

"Porque el efecto rebote es una constante en la vida política y todo lo que haces fuera luego terminas viviéndolo en tu país. Y rompe los principios liberales porque no existe democracia si no existe confrontación de ideas y contraste de pareceres".

Reacciones en la red

En redes sociales han sido muchos los que se han manifestado en contra de esta decisión. La revista Comuna emitió un comunicado condenando la decisión. Denuncian que esta "medida coercitiva de la UE vulnera el derecho más básico a la libertad de prensa y la libertad de expresión de los ciudadanos en Europa".

"Esto es sumamente grave, ya que es un atentado directo a la libertad de información y nos sumerge a los ciudadanos europeos, aún más si cabe, en un campo de concentración mediático de relato único".

Por su parte, el director de cine español Juan Ramón Armendáriz aseguró que esta medida "no solo atenta contra la libertad de información, sino también un peligroso precedente del pensamiento único".

Sputnik y RT en la mira

En los últimos días, Moldavia bloqueó la web de Sputnik en ese país. Los sitios web de Sputnik en inglés, checo y polaco sufrieron ataques informáticos. Rumanía también anunció que bloquearía los sitios de Sputnik y la transmisión de RT. Reino Unido y Alemania tomaron la misma decisión con respecto a la televisora pública internacional rusa.

YouTube prohibió a medios estatales rusos publicar anuncios en esa plataforma y Anonymus, por su parte, le declaró la guerra cibernética al Gobierno ruso, en especial a los medios estatales de ese país.

-----------------------------
Extraído de Sputnik, 28/02/2022.