TEXAS BUSCA UN REFERÉNDUM PARA SEPARARSE DE EE.UU

A EE.UU y a Joe Biden se les mueve el piso. Mientras el imperio promueve guerras por el mundo, varios analistas han anticipado que al interior de su sociedad anida la disolución. Y Texas es un síntoma de ello.

Los republicanos de Texas apuntan a celebrar un referéndum sobre su separación de los Estados Unidos, una de varias demandas políticas por las que votaron para elegir a los delegados en la convención estatal del partido en Houston este fin de semana.

El Partido Republicano está pidiendo a la legislatura estatal que apruebe un proyecto de ley que requeriría una votación en las elecciones generales del estado de 2023 para determinar si Texas debe “reafirmar su condición como nación independiente”.

En una sección separada de “Soberanía estatal”, el Partido Republicano declaró: “El gobierno federal ha afectado nuestro derecho de autogobierno local. Por lo tanto, la legislación exigida por el gobierno federal que infringe los derechos de la Décima Enmienda de Texas debe ignorarse, oponerse, rechazarse y anularse”.

Los pedidos de secesión de Texas de los Estados Unidos surgen regularmente entre los políticos republicanos, y por lo general ganan impulso “cuando un demócrata ocupa la Casa Blanca”, según The Texas Tribune. Por contraparte, los demócratas, durante la administración Trump, promovían el Calxit, esto es, la secesión del estado de California. Texas y California expresan dos formas distintas en la sociedad yanqui que no pueden convivir juntas.

En estos tiempos, el tema de la secesión es una posibilidad que ha sido no sólo analizada sino vaticinada por diversos analistas. Estos sostienen que en la actual sociedad norteamericana existen fuerzas centrífugas muy fuertes. Y que estas han quedado claramente delimitadas, incluso geográficamente, en las últimas elecciones.

Los puntos de disputa son varios: El papel del Estado en la vida del ciudadano, los altos impuestos, la agenda de género, las leyes pro aborto, el empleo de combustibles fósiles, la desocupación, la migración, el derecho ciudadano a portar armas, la actitud frente a la guerra Rusia-Ucrania, entre otros.

Para un sector de la prensa yanqui la cuestión de si Texas puede separarse legalmente de la República fue resuelta por el fallo de la Corte Suprema Texas vs. White en 1869.

Texas, que perteneció a México, fue alentada a la secesión para luego ser anexada por EE.UU. Pero se separó de los EE.UU en 1861 antes de volver a convertirse en estado en 1870, tras el fin de la Guerra Civil.

El Tribunal Supremo de EE.UU se pronunció nuevamente sobre el tema en 2006, cuando el exjuez Antonin Scalia escribió: “Si hubo algún problema constitucional resuelto por la Guerra Civil, es que no hay derecho a la secesión”.

Por otra parte, en la convención bienal del Partido Republicano de Texas celebrada durante tres días la semana pasada, miles de delegados también votaron por rechazar el resultado de las elecciones presidenciales de 2020 y declarar a Joe Biden presidente ilegítimo.

Los delegados abuchearon rotundamente al senador John Cornyn durante un discurso pronunciado el viernes por sus intentos de promulgar una legislación bipartidista de control de armas.

El senador Ted Cruz fue abucheado en la conferencia y calificado de “globalista”, además de ser criticado por viajar a Cancún durante una tormenta invernal que dejó a millones sin electricidad el invierno pasado.

-----------------------
Con información de Independent en español, 20/06/2022