REMOCIÓN DE FISCALES VELA Y PEREZ ACTIVA LA MOVILIZACIÓN POPULAR

Se intensifican las marchas para reponer a los fiscales y expectorar a la cupula de la Fiscalia de la Nacion, con Pedro Chavarry a la cabeza.

Quedó oficializada, el primer día del 2019, en el diario oficial "El Peruano" la remoción de los fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez del Equipo Especial que investiga el Caso Lava Jato, decisión que fue anunciada la noche de ayer por el fiscal de la Nación Pedro Chávarry.

Esta medida, importuna y arbitraria a los ojos de la inmensa mayoría, ha activado la movilización social debido a que ambos fiscales representaban una esperanza ante un Poder Judicial dominado por redes corruptas y envuelto en una lucha de facciones.

La Resolución Suprema N°4704-2018-NP-FN, que determina tal remoción, aduce tres razones: Por un lado la vulneración de jerarquía, segundo el no cumplimiento con los requerimientos de información y tercero por la vulneración de la reserva del caso.

En cuanto a la vulneración de jerarquía, señala que, a través de los medios de comunicación, los integrantes del Equipo Especial de fiscales atentaron contra el principio de jerarquía, afectando la institucionalidad y el orden del Ministerio Público.

“(El fiscal) José Domingo Pérez Gómez, procedió a través de entrevistas televisivas, a cuestionar el nombramiento del fiscal de la Nación (…) con lo que se estaría afectando además la Autonomía del Ministerio Publico que es una de las atribuciones conferidas por la Constitución Política del Perú, pues con tal proceder ha logrado que diversos sectores de la sociedad y hasta titulares de poderes del Estado descalifiquen al titular de la Fiscalía de la Nación, e incluso pretendan inmiscuirse en la conducción de la institución”, afirma el documento que lleva la firma de Chávarry.

En cuanto al bloqueo de la información requerida por parte del fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, a los fiscales del caso Lava Jato sobre el estado actual de todas las investigaciones que tenían a su cargo, manifiestan que los requerimientos no fueron atendidos o fueron atendidos parcialmente. “Se aprecia que, de los sendos requerimientos de información formulados a la Coordinación del Equipo Especial de Fiscales, tanto por el despacho de la Fiscalía de la Nación, y otras instancias de la administración pública, sobre el estado de las investigaciones a su cargo y temas conexos, en algunos casos no existe respuesta y en otras es incompleta”, indican.

Y, finalmente, en cuanto a la vulneración de la reserva, el documento precisa: “información que por mandato legal tiene carácter reservado, viene siendo propalada a través de un sector de los medios de comunicación”, lo que evidencia que no se está garantizando la reserva de la investigación. Además, al fiscal Domingo Pérez se le acusa de hacer una “sobreexposición mediática de un determinado caso a su cargo, emitiendo declaraciones ante los medios de comunicación sobre su opinión personal frente al caso que ocupa, lo que podría representar la vulneración de la objetividad en su actuación que la ley exige”.

Formalmente atendibles como observaciones sobre el desempeño de ambos fiscales del Equipo Especial, no obstante, aparecen intrumentalizadas para lesionar gravemente los avances en materia de lucha contra la corrupción.

La Fiscalía de la Nación, con Pedro Chavarry a la cabeza, se ha puesto a tiro de un total cuestionamiento por el movimiento social. El Fiscal de la Nación, permanentemente asediado por sus adversarios, lo que ha hecho es pegarse un tiro en la sien.