Lucha popular se reimpulsa

PROTESTAS CONTRA MINERA “LAS BAMBAS” SE AGUDIZAN

Comuneros bloquean tramos del corredor minero en Cusco y Apurímac por incumplimiento de mineras Las Bambas y Antapaccay. Protestas llevan 20 días y se vienen sumando más comunidades.

Hace un mes los comuneros iniciaron sus protestas en los corredores mineros de Cusco y Apurímac, y ante la desatención de las autoridades, las intensifican: en el distrito de Colquemarca, provincia de Chumbivilcas, Cusco, en el sector Huinchu-Cruce-Choccoyo, bloquearon la circulación de los camiones que transportan el mineral de Las Bambas.

Con esta medida exigen un presupuesto para más de 15 proyectos de saneamiento básico y educación en la provincia. Este trayecto es importante ya que por ahí transitan los camiones con minerales de empresas mineras como Las Bambas y Antapaccay.

Uno de los detonantes principales ha sido el incumplimiento de la implementación de proyectos de saneamiento básico, refacción de dos centros educativos y una carretera comunal que se había ofrecido en acuerdo con representantes del gobierno y de la propia minera y que hasta ahora no manifiesta ninguna muestra de avance.

Días antes y análogamente, la comunidad campesina de Hatun Ccollana en el distrito de Velille, también en Chumbivilcas, realizó un bloqueo de un tramo del corredor minero en reclamo por acuerdos incumplidos por la minera Las Bambas.

Dirigentes de las comunidades manifestaron que existen documentos de compromiso de la empresa minera para implementar un proyecto de desarrollo cada año en las comunidades, que permitiría la construcción de carreteras, pero paulatinamente “con el pasar de los años, la empresa está incumpliendo dichos acuerdos”, señalaron.

La semana pasada en Espinar (Cusco), zona donde se desarrolla el proyecto de la empresa minera Antapaccay, se inició un paro indefinido, específicamente en el sector de Parina, entre los distritos de Occoruro y Condoroma, Las comunidades de Espinar exigen transparentar la ampliación del proyecto minero Corocohuayco, a cargo de la empresa Antapacay. A su vez exigen la entrega de un bono de 2 mil soles para todos los ciudadanos de la provincia, con fondos del Convenio Marco, y el proceso de consulta previa por el nuevo tajo de Coroccohuaycco, de la empresa minera suiza Antapaccay perteneciente al grupo Glencore, que según señalan, se les había prometido desde julio pasado.

El incumplimiento de compromisos por parte de las empresas mineras y la falta de intervención del Estado, han provocado que las protestas se acrecienten. Hace 5 días en la zona de influencia directa de Las Bambas, en Chalhuhuacho (Apurímac), los pobladores iniciaron otro paro, previamente bloquearon el acceso al campamento minero. Los dirigentes de Challhuahuacho oficializaron un paro indefinido contra Las Bambas para el próximo 17 de noviembre.

Frente a las protestas de la población, la minera Las Bambas anunció la restricción de sus operaciones, por lo que hace unos días atrás el diario El Comercio —un par de días antes de indignarse y poner el grito en los cielos por el uso de gases lacrimógenas en la marcha progolpista— hacía un llamado señalando “comunidades han reanudado medidas de fuerza, lo que afecta las operaciones de las minas. Hay críticas al gobierno por no ejercer el principio de autoridad”. Como se ve la prensa representante de los grandes poderes económicos hace honor a la tipificación de “prensa mermelera” como la llaman los sectores populares.

Por su parte el Observatorio de Conflictos Mineros (OCM) ha señalado que “esta zona vive una situación que puede caracterizarse como “conflictividad permanente”, y la búsqueda de solución a los conflictos mediante mesas de diálogo no ha abordado de manera seria y sostenible la agenda de derechos de las localidades del área de influencia de las actividades mineras en el sur andino”. Incidiendo en que urge replantearse medidas de abordar la problemática a fin de “construir un sistema de gobernanza territorial con participación de las comunidades, así como implementar reformas en la institucionalidad ambiental y social”.

Según últimas informaciones el Ministerio de Energía y Minas (Minem) ha empezado a desarrollar iniciativas de diálogo y seguimiento a compromisos en zonas del Corredor Minero Sur. Mientras la matriz de Las Bambas, ha mostrado interés en llegar a soluciones vía diálogo para no tener que interrumpir sus operaciones.