PROMOVER LA VACANCIA A PALOS

Grupos neofascistas —vinculados a Fuerza Popular, Renovación Popular y Avanza País—, agreden a dirigentes políticos como Yonhy Lescano, que no apoyan el golpe parlamentario contra Pedro Castillo.

Lo ocurrido la tarde de ayer contra Yonhy Lescano plantea esclarecer y denunciar la relación entre un golpe parlamentario, que ha acelerado su cronograma, y quienes supuestamente expresan el clamor de "la calle". La agresión de una turba de extrema derecha realizada en el domicilio del dirigente de AP, no puede dejarse pasar, ni sus autores mediatos quedar impunes.

Rafael López Aliaga aseveró en una entrevista en el canal estatal tener a su favor a esa calle. Patricia Chirinos alega que ha recorrido el país y que su moción de vacancia recoge el sentir popular. Si se recuerda, doña María del Carmen Alva sostuvo ese mismo tenor: "la calle pide vacancia".

Pero como no tienen el apoyo de las masas, tienen que simular que lo tienen. Y, ahora, a todo tren han puesto a rodar a sus grupos de choque. Atacan en número de veinte o treinta.

Se trata de un esquema de promoción y financiamiento de grupos neofascistas para atacar a masas movilizadas. El ataque contra un Pago a la Tierra, durante el conteo de votos en segunda vuelta, fue uno de sus actos iniciales más conocidos. Luego se orientó contra ministros y personalidades políticas.

Pero el plan venía esbozado de más atrás, apenas Castillo pasó a la segunda vuelta. El Marqués Vargas Llosa amenazó con la invasión del Comando Sur de EE.UU. Luis Giampietri, echó a rodar la necesidad de la intervención de las FF.AA apenas empiece el "despelote" o el "caos". Y como las FF.AA han tomado, de momento, una postura institucionalista, los grupos de choque se han engrosado con ex miembros de las FF.AA. No tienen a la calle, tienen grupos de choque neofascistas (con saludo hitleriano incluido). Y cuentan con herramientas para intentar provocar el alineamiento de sectores populares: el boicot económico, la especulación, el hambre.

Lo dicho por la parlamentaria Patricia Chirinos este domingo a un canal local merece atención. Por una parte, está su llamado a que los partidos AP y APP apoyen su moción de vacancia, que no cuenta a estas alturas con los 87 votos requeridos. Ello ha venido seguido de una ola de agresiones contra dirigentes de aquellos partidos. Pero, en segundo lugar, similar a su alocución donde anunció tener una propuesta de vacancia, agregó que lo hacía porque la población pasaba hambre. Como si la subida de los precios hubiese empezado con el gobierno de Castillo. Claro que ella mismo no sabe el precio del pan en el Perú.

Debemos pensar, de todos modos, que parte del esquema de golpe estará centrado en provocar artificialmente la escasez y la subida de precios. Hoy escasea el aceite; y todo apunta a la acción deliberada del grupo Romero y Alicorp. ¿Está activando el gobierno de Pedro Castillo los mecanismos de inspección ante este virtual componente de la desestabilización? ¿Actuará o se mantendrá en silencio mientras las cosas se agravan? ¿O lanzará una frase subida de tono para luego mediatizarla y suavizarla hasta diluirla en la nada?

Patricia Chirinos, sin medias tintas y hasta con torpeza, ha aducido los "tiempos". Que no hacerlo este año (el golpe parlamentario) dilatará demasiado las cosas.

Si el escenario de crispar a las masas populares viene siendo preparado con evidentes dificultades; la opción de conseguir los votos a punta de palos, está en todo su apogeo. Y no sólo por el ataque contra Yonhy Lescano de Acción Popular, que no apoya la vacancia. También ha sido contra César Acuña, cabeza de Alianza Para el Progreso, quien se ha pronunciado en contra de ella. Se agrega el ataque contra la presentación de un libro por el ex parlamentario Daniel Olivares. Su organización, el Partido Morado, tampoco apoyaría la vacancia (aunque con Málaga, nunca se sabe).

La relación entre el esquema de golpe parlamentario y las violentas turbas, para alinear manu militari los votos en dirección de la vacancia, es bastante evidente. No esperemos que la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, abra proceso en ese sentido. Quizá, como lo ha sugerido Lescano, se espera que haya un muerto. Por otro lado, la Policía no actuó para proteger al ex parlamentario ¿Dónde anda Avelino Guillén?

Por nuestra parte creemos que el pueblo debe activar sus mecanismos de autodefensa.