POLICIAS ATACAN CENTRO MÉDICO EN JULIACA

Mostrando la deshumanización y entraña genocida de la dictadura cívico-militar que defienden, efectivos de la PNP atacaron a personal de salud y robaron medicinas.

Habíamos quedado impactados con videos que mostraban helicópteros en desplazamiento militar para someter a mujeres que se defendían con huaracas en Andahuaylas, a militares disparando sin compasión al cuerpo de ayacuchanos agazapados en las calles, incluso a un poblador que prestaba auxilio a otro herido, de uniformados que masacraban a golpes a jóvenes en Pichanaqui, etc.

También de policías infiltrados en las marchas vestidos de civil —los tristemente célebres “ternas”— con costales de piedras a su disposición para ejecutar desmanes, culpar a los verdaderos manifestantes y así justificar la represión. Pero también —y con el uniforme puesto—los habíamos visto destruir la propiedad privada, la fuente de trabajo de un peruano incendiando su mototaxi “torito”.

Demostrando un desprecio por la vida y un ensañamiento con los heridos —que ellos mismos provocaron con su brutal represión—, ayer incursionaron en el centro médico de Juliaca donde los heridos de bala y perdigones eran atendidos por personal de salud.

El testimonio de una enfermera es elocuente:

Estábamos curando a personas con heridas abiertas, totalmente expuestas y la policía vino y nos disparó, golpearon a todos los chicos paramédicos y tuvimos que dejar a los heridos, los dejamos en el suelo…no puedo creer la maldad de los policías… nos quitaron absolutamente todos los medicamentos, todos los materiales que teníamos nos lo robaron de la mano.

En tanto hoy, con el cántico: “Esta democracia ya no es democracia/ Dina asesina el pueblo te repudia / sueldos millonarios para los corruptos / balas y fusiles para nuestro pueblo” fueron homenajeados en Juliaca los 17 héroes de la lucha popular.

Los ataúdes, gestionados por el municipio, con los cuerpos martirizados de los pobladores asesinados por la dictadura civico-militar representada por Dina Boluarte, acompañaron en larga fila las expresiones de agravio de diversos pobladores que tomaron la palabra y se reafirmaron en exigir la renuncia de la usurpadora y el cierre del congreso golpista.

En Cuzco, Arequipa, Ayacucho y Lima se registraron movilizaciones de solidaridad con los pobladores de Juliaca