Escribe: Redacción Viejo Topo
Viernes, 13 de Noviembre del 2020
Marchas originadas en la capital -desde el inicio y hasta hoy propulsadas por la prensa venal y el vizcarrismo defenestrado-, evolucionan y se masifican a lucha para cambiar el país.

Las movilizaciones sociales realizadas en el Perú este 12 de noviembre, a través de los llamados de varios colectivos, van perfilando un contenido más allá de su original motivación: defender al destituido ex presidente Martín Vizcarra.

A medida que la movilización se amplifica, van apareciendo consignas como éstas: "No es por Vizcarrata, es por el pueblo", o "Ni Vizcarra ni Merino, Nueva Constitución, ahora".

En sus inicios, las movilizaciones partían de los planteamientos y consignas, procesados desde el sector afectado por la vacancia. En primer lugar están los grandes medios de comunicación. Estos están envueltos en escandalosos contratos de publicidad estatal con el ex gobierno vizcarrista.

En contraprestación, su labor cotidiana fue imprimir en el inconsciente colectivo la imagen de que Vizcarra era una suerte de salvador de la patria, a pesar de que venía quebrando la economía -sobre todo popular-; y de que había conducido la lucha contra la pandemia a niveles desastrosos, que ha provocado unos 120, 000 muertos (cifras del Sinadef), ante el silencio de esta prensa corrompida y venal.

El otro sector afectado lo conforma el partido Morado y pretendidos herederos de la gestión vizcarrista como el renunciante alcalde del distrito de la Victoria, George Forsyth. El primero, se había convertido en la bancada oficiosa, que ocultaba los desmanes de Martín Vizcarra, invocando la "gobernabilidad" y que votó contra la vacancia.

Está pendiente evaluar el papel de las ONG sorosianas, cuya experiencia en Revoluciones de Colores, es vasta. Esto es, provocar el caos generalizado para imponer su agenda globalista.

Diversas fuentes señalan que, en efecto, Martín Vizcarra había visto que la vía de una impugnación constitucional a su vacancia estaba agotada. Al haber asistido al Congreso -de donde esperaba salir otra vez airoso-, estaba obligado a reconocer sus decisiones. No obstante, habiendo abandonado Palacio de Gobierno ya vacado, habría intentado movilizar a las FF.AA en un autogolpe de Estado. Estas, que habrían sopesado la gravedad de los delitos penales imputados a Vizcarra, y la fuerza que tomó en torno al día 9 la necesidad de vacarlo, desistieron de apoyarlo en la intentona.

Era llamativo, por ello, cuando las cosas estaban constitucionalmente resueltas, por una mayoría aplastante de 105 votos, en donde cada quien invocó una "decisión de consciencia", se iniciara su cuestionamiento por el Partido Morado. Francisco Sagasti y Daniel Olivares, de tal partido oficialista, daban señales, la misma noche de la vacancia, de que iban a cuestionarla por que había sido "inconstitucional".

Y fueron precisamente estos actores los primeros que convocaron a la movilización social. De inmediato, se propulsó una desusada cobertura de los grandes medios. Y con ella, la de conocidos "influencers" neoliberales. Todos a una, llamando a la "insurgencia" ante un gobierno "ilegítimo".

Cabe remarcar que el actual Congreso, que se pretendía fuera funcional a la cada vez más desembozada dictadura vizcarrista, no pudo contener la avalancha de evidencias que señalaban la incapacidad moral permanente de Martín Vizcarra. Fue tal la situación, que Alianza Por el Progreso (APP), que había cumplido un papel comodín y de oportunista guardián de Vizcarra, no pudo evitar sumar sus 20 votos congresales.

El día 10, al día siguiente de la destitución de Vizcarra, cuando se realizaba la juramentación de Manuel Merino, las movilizaciones empezaron a registrar una variedad de consignas. En la Plaza San Martín, por ejemplo, el colectivo Ágora, sentaba posición llamando a una Nueva Constitución, impugnando tanto a Martín Vizcarra como a quien iba a ser investido presidente transitorio, Manuel Merino.

Por ello, la original motivación -salir a protestar por su líder destituido- no podía sostenerse en tanto que la movilización social necesitaba de consignas más amplias e incluyentes. El asunto Vizcarra, por explícita postura de quienes convocaron las marchas en un inicio, pasó a ser retirado de escena. En esa medida, la movilización se amplificó a nivel nacional.

Prueba contundente de que la lucha tiende a no dejarse atar a las consignas de las facciones políticas en pugna, lo señala el incidente protagonizado por Verónika Mendoza en el Cuzco. En una nutrida concentración de masas el día 10 de noviembre, fue prácticamente expulsada de la marcha bajo la consigna “izquierda y derecha, son la misma m….”.

La representante de la "izquierda" rosa, desde que asumió el poder Martín Vizcarra, ha seguido a pie juntillas y avalado todas sus políticas y sus acciones retorcidas. Tal vez esperaba que Cuzco, hacia donde viajó desde la capital, la aplaudiría.

Ayer 12 de noviembre, las movilizaciones han dado un salto. Es cierto que la prensa pone sus luces en Gino Costa, connotado tránsfuga de la izquierda peruana y peón de PPK y luego de Vizcarra. Las pone en Daniel Olivares defensor cool de primera fila de los desmanes vizcarristas.

Y sobre todo, la prensa venal ha puesto las cámaras a Julio Guzmán, un redivivo bonzo político, que se auto-incineró al fugar de un incendio, donde la vida de la mujer que lo acompañaba en un departamento para la ocasión, estaba en peligro.

Al igual que los grandes medios, hoy estos personajes son "defensores" de los perdigoneados y agredidos por la embestida policial. Pero no nos equivoquemos. Son de los que siempre han aplaudido la represión contra las movilizaciones combativas de la "chusma" de los conos limeños, por parecerles de mal gusto y contra la "estabilidad democrática".

En las históricas marchas donde el pueblo arrancó derechos, los medios de comunicación -los mismos de hoy: El Comercio, La República (después de la muerte de su fundador Gustavo Mohme), RPP, América- han sido las herramientas para acallar y silenciar las muertes en las luchas populares. Hoy éstos y los nuevos rostros de la misma casta criolla reciclada, fungen de dolientes denunciantes.

La movilización social ya se ha desatado. Es posible que en su desarrollo, se vayan precisando y definiendo sus consignas, contra la pretensión de las facciones burguesas contendientes, de arrastrarlos detrás de sí y usarlos para sus oscuros fines.

Hoy, creemos, se ha abierto el escenario para establecer Poder Constituyente y licenciar a todo el establishment neoliberal y sus lacayos: Vizcarra, Merino, Morados, Confiep, Club de la Construcción, AFPs, Concentración Mediática, APP, Apra, AP, fujimorismo, "izquierda" sistémica y demás engendros.

VTv

CRÓNICAS

Sucesos de la política, batallas de los pueblos y experiencias cotidianas, reconstruidos en clave narrativa.

REPORTAJES

Explicando y documentando los acontecimientos-clave, y desmontando las patrañas del coro intelectual y mediático.

MUNDO

Información y puntos de vista sobre el mundo en que vivimos, y contra las tergiversaciones de los monopolios internacionales de la (des)información.

ECOLOGÍA

La Madre Tierra viene siendo destruida a marchas forzadas por el capitalismo y su globalización desbocada.

SOCIAL

El movimiento social peruano, su actual ascenso y perspectiva, apreciados desde abajo.

SOBERANÍA

Nos han robado el país y se lo vienen repartiendo entre vende patrias y poderes extranjeros ¿Qué hacer?

LITERATURA

La creación, la crítica y la teoría literaria en escena. La literatura universal y peruana que se está produciendo hoy y sus autores.

ECONOMÍA

La primordial actividad productiva, comercial, financiera (y especulativa), y sus conflictos cruciales.

TECNOLOGÍA

Nuevas tecnologías, su utilidad, su abuso y sus proyectos extremos. Las antiguas y remozadas creaciones humanas.

FILOSOFÍA

El debate doctrinario y filosófico retoma vuelos: Necesidad de esclarecimiento y toma de posición.

ARTE

Pintura, escultura, cine, música, danza, teatro, graffiti, canción urbana, arte de las prisiones, cumbia peruana, arte afroperuano, arte andino, aimara, selvático, etc.

CIENCIAS

El saber humano acumulado, los nuevos descubrimientos, la difícil construcción del conocimiento y su (mal) uso por el poder.

POLÍTICA

Ante el virtual derrumbe del carcomido sistema de partidos (bandas con inscripción en el JNE), es la hora de alternativas de cambio y transformación.

HISTORIA

Acerca de la Historia antigua y reciente, para conocernos quiénes somos y hacia dónde podríamos marchar.