Contaminación ambiental

NUEVAS MULTAS A REPSOL BORDEAN LOS 43 MILLONES DE SOLES POR DERRAME DE PETRÓLEO EN MAR DEL PERÚ

El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), emitió una nueva sanción económica por dar información falsa y por no ejecutar acciones de contención y limpieza.

Han transcurrido más de nueve meses desde el derrame de petróleo en las costas de Lima, considerado la tragedia ambiental más grande ocurrida en nuestro capital, de absoluta responsabilidad de la refinería “La Pampilla” perteneciente a la empresa española Repsol, que sigue acumulando millonarias sanciones.

El OEFA del Ministerio del Ambiente, impuso a Repsol dos nuevas multas que ascienden a la suma de 42´964,377 soles. Los motivos son: dar información falsa y no realizar las acciones de contención y limpieza frente al derrame de petróleo ocasionado por su responsabilidad en el mar de Ventanilla el 15 de enero del presente año.

Por brindar información falsa en el reporte de emergencia respecto al cálculo de volumen de petróleo crudo derramado, el área impactada y el periodo del derrame ocurrido, Repsol recibió una primera multa de 3,000 unidades impositivas tributarias (UIT), que ascienden a la suma de 13´800,000 soles. Recordar que inicialmente la empresa de hidrocarburos informó que solo se habían derramado 7 galones del crudo (menos de un barril), para luego confirmarse el derrame de 11,900 barriles.

En tanto la segunda multa, por la negligencia de no realizar la contención y recuperación del hidrocarburo, y de no asumir acciones de limpieza en las áreas de suelo afectadas, es de 6,340.082 UIT, el cual equivale a 29´164,377 soles.

El OEFA, ordenó a que la empresa implemente un Programa de cumplimiento en materia ambiental para la identificación y evaluación de los riesgos de incumplimiento de sus obligaciones ambientales y las acciones para su mitigación, así como a designar a un oficial de cumplimiento, para que facilite la observancia efectiva de sus obligaciones ambientales.

Según la OEFA son 69 zonas de la costa de Lima y Callao afectadas debido a la negligencia de la empresa y aún hay denuncias de no haber terminado con la limpieza de las playas y de las zonas afectadas, lo que repercute negativamente en la vida de los pobladores, y sobre todo de los pescadores que mantienen suspendidas sus actividades, producto de la contaminación.

Al respecto, hace cinco días, miembros de la Asociación de Pescadores Artesanales Tomaycalla, acompañaron a representantes del Instituto del Mar del Perú (IMARPE) —entidad perteneciente al Ministerio de la Producción— para constatar que no se había concluido la limpieza de las costas afectadas y que en toda la bahía de Pasamayo se mantenían restos del petróleo que son regresados al mar por el oleaje. Por otra parte, denuncian que 10 meses después de haberse quedado sin posibilidad de ejercer sus labores, solo han recibido seis bonos, se han incumplido los cronogramas y el séptimo bono no es entregado hasta la fecha.

Estas sanciones contra Repsol, se suman a otras cuatro multas anteriores por el monto de 14 millones de soles. Sin embargo, hay que considerar que el ámbito jurídico no permite la ejecución expeditiva y drástica de estas medidas debido a sus características burocráticas y proempresariales que tienen como fundamento central la Constitución neoliberal de 1993, por lo que esta empresa a través de su staff de abogados viene interponiendo una serie de apelaciones y recursos legales para evadir y prolongar de manera interminable cualquier pago. Un procedimiento muy común en las grandes empresas que operan en nuestro país para evadir pagos al Estado peruano, hecho que, como sabemos, también se practica para la evasión de impuestos.

Urge una reforma jurídica y un cambio de Constitución que evite el abuso de la gran empresa y que actúe en favor del interés de los peruanos.