Escribe: V. Cerrón/R. Nájar
Miercoles, 18 de Mayo del 2022
La República y toda la red caviar "fundamentaba" —Humberto Campodónico incluido—que necesitamos las "espaldas financieras" de una empresa fantasma para explotar el Lote 192. Así como lo lee (vt)

Nuestro país tiene actualmente un consumo promedio de 250 mil barriles diarios de petróleo, que se transforman en las refinerías de petróleo en combustibles, lubricantes, parafinas y otros derivados que sirven de insumos para la industria, como son las pinturas, ceras, plásticos, perfumería etc. Actualmente los yacimientos de petróleo en explotación solo alcanzan en el mejor de los casos unos 38 mil barriles diarios, de los cuales la mayor parte se produce en los yacimientos de la selva que, por la intermitencia del funcionamiento del oleoducto no se llevan a la refinería de Talara, siendo vendidos, mediante su transporte por rio en barcazas, en la ciudad de Manaos – Brasil. Es el caso del lote 95 en manos de la empresa Petrotal.

EL FRACASO DE LA PRODUCCIÓN POR INICIATIVA PRIVADA

La producción de petróleo en el Perú se redujo constantemente desde la década de los 80 del siglo pasado. Hasta el año 1980 la producción de petróleo llegaba a los 195 mil barriles diarios (memoria 1980 de Petroperú) y el país no solo era autosuficiente en esta materia, sino que vendía al exterior un importante remanente. Luego del retorno a la “democracia”, en el año 1980, la producción comenzó a declinar porque se redujo el apoyo público a la empresa de petróleo a la par que se le exigía que asuma lo que en aquella oportunidad se llamaron los “gasolinazos”, es decir los incrementos del precio de los combustibles por nuevos impuestos sin que se muevan las utilidades de la empresa. Así las cosas, Petroperú fue declinando como empresa y el país dejando de invertir en la búsqueda de nuevos yacimientos. Esta situación llega hasta nuestros días. Hemos pasado los últimos 30 años sin invertir en exploración de nuevas áreas y solo se pudo invertir en la renovación de la refinería de Talara después de la caída del fujimontesinismo, gobierno nefasto que dilapidó los bienes públicos, logrando salvar de los remates a Petroperú por el gran rechazo que causó el designio dictatorial de venderla a cualquier precio. Reiteramos que Petroperú debió expandir su acción empresarial a la distribución y venta de los carburantes directamente en grifos propios, de esa manera podríamos tener menores precios, pero fue impedida de hacerlo por las restricciones que la constitución del 93, esa que todos queremos cambiar, le impone. Perdimos en octubre del año 2015 la oportunidad de recuperar la refinería de La Pampilla y los 374 grifos de Repsol, que se vendían por 380 millones de Euros por esas restricciones constitucionales y hoy tenemos que alimentar con miles de millones de dólares cada año el monopolio que los adquirió y que nos vende a los peruanos la gasolina más cara del continente.

YACIMIENTOS DEBEN VOLVER A PETROPERÚ

Es cierto que tenemos problemas graves de política que debemos resolver, pero como ya se conoce, los contratos de concesión de los yacimientos petroleros están culminando y Petroperú está en condiciones técnicas y legales de asumir su explotación directa. Sin embargo, en la estructura de los órganos de decisión sobre esta materia, como son el propio Ministerio de Energía y Minas y en Perú Petro, existen funcionarios que están dispuestos a seguir empeñando la riqueza de nuestros productos naturales. Nos referimos al contrato que se firmó con la empresa fantasma Altamesa en las postrimerías del gobierno de Sagasti, mediante el cual se pretende entregar el lote 192 ubicado en la Amazonía de nuestro país. Se trata de una empresa prácticamente sin capital propio y sin experiencia que ha sido creada para hacerse cargo de la explotación de este lote petrolero, que tiene reservas probadas por un valor de 10 mil millones dólares, que produce unos 15 mil barriles diarios, pudiendo crecer hasta 30 mil barriles diarios y que dispone de la infraestructura básica para continuar con su explotación.

Ese contrato mafioso le otorga a Altamesa el 61 % de lo que se extraiga y a Petroperú el 39%. Ellos se comprometen con una inversión de 150 millones de dólares, que obtienen del sistema financiero poniendo como garantía la propia reserva del lote. O sea que, hasta la garantía les resulta gratis. Este contrato, aun cuando se haya firmado, es espurio pues cualquier institución sabe que, si existen reservas probadas, el financiamiento de las operaciones petroleras es casi automático. Los bancos pueden prestar el dinero para la realización de las operaciones con la garantía de las propias reservas. No se requiere ninguna “espalda financiera” para operar el yacimiento, por lo que Petroperú está en condiciones de explotar los recursos disponibles en el lote 192 sin necesidad de asociarse con ningún grupo financiero y menos aún compartir a pérdida la riqueza de nuestros yacimientos petroleros. Los ciudadanos deben comprender que esta forma de actuar es antagónica con nuestros intereses como nación. Si se debe contratar una empresa para atender alguna o algunas necesidades técnicas pues que así se haga, pero de ninguna manera construyendo sociedades y mucho menos con sociedades donde el Estado queda como socio minoritario.



CONTRATO DEBE SER ANULADO

El contrato con la canadiense Altamesa, que “regala” el 61 % de la riqueza del lote 192 a esta empresa es nulo, no solo porque según la Ley 30357 Petroperú tiene prioridad sobre esta explotación, sino porque para que pueda asignarse cualquier contrato con una empresa extranjera para explotar recursos públicos se requeriría haber realizado una licitación internacional, cosa que hasta donde sabe la ciudadanía no ha ocurrido. Por estas y otras razones el contrato es nulo y así debe reconocerse. Esperamos que el Ministro de Energía y Minas así lo manifieste ya y cerremos este capítulo.

En el documento de registros públicos (SUNARP) aparece la empresa Altamesa Energy Perú con un capital social de 18 mil soles.

El socio fundador Altamesa Energy Canadá figura con un aporte de 17,999 acciones representado por Alberto Varillas Cueto y el otro socio que es el gerente general Alfonso Tola Rojas suscribe 1 acción.

Ojo. Con este capital quieren firmar un contrato con PETROPERÚ de miles de millones de dólares.

El Colegio Nacional de Economistas emitió un comunicado público, con fecha 7 de mayo del presente año, que señala que este contrato es “Lesivo a los intereses de nuestra patria”. Además, recomienda como primera opción que Petroperú se encargue directamente de la explotación y comercialización del Lote petrolero 192 y con ello abastecer a la refinería de Talara, recientemente inaugurado, que es de su propiedad.

EL PETRÓLEO PARA EL PERÚ

Es totalmente factible que Petroperú retome su capacidad operativa y comience con fuerza su integración vertical logrando que la refinería de Talara opere al 100% de su capacidad con petróleo administrado por ella misma. Todos los pozos de la selva y el zócalo continental deben retornar al poder público para que, una vez refinado, puedan ser colocados al consumidor nacional a los menores precios posibles, sin subsidios, pero sí con tasas de utilidad mucho menores que las tasas de utilidad leoninas de las empresas privadas. Esta debe convertirse en una bandera fundamental de las fuerzas políticas progresistas, en particular de la bancada parlamentaria de Perú Libre. El pueblo debe ser muy claro en esta exigencia. El contrato con Altamesa no debe pasar. ¡Todo el petróleo para el Perú! ¡Esa es la consigna!

---------------------------
Extraído del diario Uno, 18/05/2022. El título completo es: "Lobby “caviar” que entrega Lote 192 a empresa fantasma Altam esa no debe pasar. ¡TODO EL PETRÓLEO PARA EL PERÚ!". Los autores son Vladimir Cerrón y Roger Najar.

VTv

CRÓNICAS

Sucesos de la política, batallas de los pueblos y experiencias cotidianas, reconstruidos en clave narrativa.

REPORTAJES

Explicando y documentando los acontecimientos-clave, y desmontando las patrañas del coro intelectual y mediático.

MUNDO

Información y puntos de vista sobre el mundo en que vivimos, y contra las tergiversaciones de los monopolios internacionales de la (des)información.

ECOLOGÍA

La Madre Tierra viene siendo destruida a marchas forzadas por el capitalismo y su globalización desbocada.

SOCIAL

El movimiento social peruano, su actual ascenso y perspectiva, apreciados desde abajo.

SOBERANÍA

Nos han robado el país y se lo vienen repartiendo entre vende patrias y poderes extranjeros ¿Qué hacer?

LITERATURA

La creación, la crítica y la teoría literaria en escena. La literatura universal y peruana que se está produciendo hoy y sus autores.

ECONOMÍA

La primordial actividad productiva, comercial, financiera (y especulativa), y sus conflictos cruciales.

TECNOLOGÍA

Nuevas tecnologías, su utilidad, su abuso y sus proyectos extremos. Las antiguas y remozadas creaciones humanas.

FILOSOFÍA

El debate doctrinario y filosófico retoma vuelos: Necesidad de esclarecimiento y toma de posición.

ARTE

Pintura, escultura, cine, música, danza, teatro, graffiti, canción urbana, arte de las prisiones, cumbia peruana, arte afroperuano, arte andino, aimara, selvático, etc.

CIENCIAS

El saber humano acumulado, los nuevos descubrimientos, la difícil construcción del conocimiento y su (mal) uso por el poder.

POLÍTICA

Ante el virtual derrumbe del carcomido sistema de partidos (bandas con inscripción en el JNE), es la hora de alternativas de cambio y transformación.

HISTORIA

Acerca de la Historia antigua y reciente, para conocernos quiénes somos y hacia dónde podríamos marchar.