Escribe: Manlio Dinucci
Jueves, 09 de Diciembre del 2021
Diversos analistas coinciden en que EE.UU busca configurar, bajo el paraguas de su llamada "democracia", una coalición para establecer un esquema geopolítico similar al de la Guerra Fría (vt)

El 9 y el 10 diciembre, el presidente estadounidense Joe Biden realiza, por videoconferencia, una ‎‎«Cumbre por la Democracia» con la participación de «líderes de gobierno, de la sociedad civil y ‎del sector privado». ‎

En la lista de invitados se cuentan 111 países [1], entre ellos 28 de ‎los 30 miembros de la OTAN –Turquía y Hungría no fueron invitadas pero, para compensar, ‎la administración Biden invitó a los gobiernos de Israel y Ucrania– y 26 de los 27 miembros de la Unión ‎Europea –de nuevo con la excepción de Hungría. ‎

Se supone que ese encuentro proporcionará a los invitados «una plataforma para defender la ‎democracia y los derechos humanos internamente y en el exterior, para enfrentar a través de una ‎acción colectiva las más grandes amenazas que las democracias hoy tienen ante ellas». Se prevé ‎así el inicio de «un año de acción para hacer que las democracias sean más reactivas y resilientes», ‎año que culminaría con una segunda cumbre –que ya no sería por videoconferencia– para ‎‎«construir una comunidad de socios comprometidos con la renovación democrática mundial». ‎

Joe Biden inicia así lo que había anunciado en su programa electoral, una cumbre mundial de las ‎‎«naciones del mundo libre», ante todo para «contrarrestar la agresión rusa, manteniendo el filo ‎de las capacidades de la alianza e imponiendo a Rusia costos reales por sus violaciones de las ‎normas internacionales». Y también para «construir un frente unido contra las acciones ofensivas ‎y las violaciones de los derechos humanos por parte de China» [2]. De esa ‎manera, Estados Unidos volverá «a desempeñar el papel de guía en la escritura de las reglas». ‎‎«La defensa de los valores democráticos está inscrita en el ADN de nuestra nación», afirmó ‎el presidente Biden. ‎

Lo que de verdad está inscrito en el ADN de Estados Unidos puede verse en el centenar de ‎guerras de conquista que han caracterizado la historia estadounidense. Un documentado estudio ‎de James Lucas (Il Manifesto, 20 de noviembre de 2018) señala que la serie de guerras y de ‎golpes de Estado que Estados Unidos ha orquestado desde 1945 hasta nuestros días en más de ‎‎30 países de Asia, África, Europa y Latinoamérica ha dejado como saldo entre 20 y 30 millones ‎de muertos y cientos de millones de heridos –muchos de los cuales quedaron inválidos– además ‎de un volumen no cuantificado de muertes, probablemente cientos de millones, provocadas por ‎los efectos indirectos de las guerras –hambrunas, epidemias, desplazamientos forzosos de ‎poblaciones, esclavitud y explotación, daños al medioambiente, saqueo de recursos y desvío hacia ‎los gastos militares de medios que deberían haberse destinado a cubrir necesidades vitales de ‎la gente. ‎

En las guerras más sangrientas –en Corea, Vietnam e Irak–, las tropas de Estados Unidos fueron ‎directamente responsables de entre 10 y 15 millones de muertos. El golpe de Estado más ‎sangriento organizado por Estados Unidos fue el que la CIA orquestó en 1965 en Indonesia, ‎donde la CIA puso en manos de los escuadrones de la muerte indonesios la lista de los 5 000 ‎primeros comunistas y otras personas que habría que asesinar. Hoy en día se estima que ‎el número de personas asesinadas entonces en Indonesia se sitúa entre medio millón y ‎‎3 millones. ‎

Este mismo Joe Biden que hoy organiza una «Cumbre por la Democracia» tuvo un papel ‎protagónico en una parte de estos hechos:

En 2001, como presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, el ‎demócrata Joe Biden apoyó la decisión del presidente republicano George W. Bush de atacar e ‎invadir Irak.

En 2007, Joe Biden hizo adoptar en el Senado un plan para dividir Irak en 3 regiones –kurda, ‎sunnita y chiita– en función de la estrategia estadounidense.‎

Desde 2009 hasta 2017, como vicepresidente de la administración Obama, Joe Biden participó en ‎la planificación y la ejecución de las guerras contra Libia y contra Siria y en el putsch orquestado ‎en Ucrania, donde su papel fue directo y determinante. ‎

En cuanto a la democracia interna, basta recordar que –según las estadísticas oficiales– en ‎Estados Unidos la policía mata cada año alrededor de 1 000 civiles desarmados, principalmente ‎negros e hispanos. ‎

Tampoco está de más recordar que Estados Unidos pretende condenar al periodista Julian ‎Assange a 175 años de cárcel por haber revelado crímenes de guerra perpetrados… por ‎Estados Unidos. ‎

Al parecer, la justicia británica debe tomar próximamente una decisión sobre la extradición de ‎Assange a Estados Unidos. Pero entretanto, el Reino Unido albergó un evento preparatorio de la ‎‎«Cumbre por la Democracia», denominado «Defender las democracias contra ‎la desinformación» y focalizado en las «mejores prácticas para promover un sistema informativo ‎abierto y transparente». ‎

----------------------------------
[1] «Países invitados por la administración Biden a la ‎Cumbre por la Democracia», Red Voltaire, 24 de noviembre de 2021.
[2] «Elección presidencial en Estados Unidos‎ ¿Cuál será la política exterior del ‎próximo presidente?‎», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, ‎‎8 de septiembre de 2020; «La política exterior de Joe Biden», por ‎Manlio Dinucci, Il Manifesto (Italia), Red Voltaire, 13 de noviembre de 2020.

Fuente: Il Manifesto (Italia).

Extraído de Red Voltaire, 8/12/2021

VTv

CRÓNICAS

Sucesos de la política, batallas de los pueblos y experiencias cotidianas, reconstruidos en clave narrativa.

REPORTAJES

Explicando y documentando los acontecimientos-clave, y desmontando las patrañas del coro intelectual y mediático.

MUNDO

Información y puntos de vista sobre el mundo en que vivimos, y contra las tergiversaciones de los monopolios internacionales de la (des)información.

ECOLOGÍA

La Madre Tierra viene siendo destruida a marchas forzadas por el capitalismo y su globalización desbocada.

SOCIAL

El movimiento social peruano, su actual ascenso y perspectiva, apreciados desde abajo.

SOBERANÍA

Nos han robado el país y se lo vienen repartiendo entre vende patrias y poderes extranjeros ¿Qué hacer?

LITERATURA

La creación, la crítica y la teoría literaria en escena. La literatura universal y peruana que se está produciendo hoy y sus autores.

ECONOMÍA

La primordial actividad productiva, comercial, financiera (y especulativa), y sus conflictos cruciales.

TECNOLOGÍA

Nuevas tecnologías, su utilidad, su abuso y sus proyectos extremos. Las antiguas y remozadas creaciones humanas.

FILOSOFÍA

El debate doctrinario y filosófico retoma vuelos: Necesidad de esclarecimiento y toma de posición.

ARTE

Pintura, escultura, cine, música, danza, teatro, graffiti, canción urbana, arte de las prisiones, cumbia peruana, arte afroperuano, arte andino, aimara, selvático, etc.

CIENCIAS

El saber humano acumulado, los nuevos descubrimientos, la difícil construcción del conocimiento y su (mal) uso por el poder.

POLÍTICA

Ante el virtual derrumbe del carcomido sistema de partidos (bandas con inscripción en el JNE), es la hora de alternativas de cambio y transformación.

HISTORIA

Acerca de la Historia antigua y reciente, para conocernos quiénes somos y hacia dónde podríamos marchar.