Escribe: Alberto Manzanares
Domingo, 27 de Febrero del 2022
El complot de fascistas y caviares está en pleno apogeo. En la reanudación del lawfare, usan a la fiscalía “anticorrupción” y bombardean con la prensa, bajo un mensaje único, para derrocar a Castillo.

Después del desvelamiento de la reunión complotista del 9 de febrero en el hotel Casa Andina Premium de Miraflores, y el amago de falsa “tregua”, la extrema derecha golpista puso manos a la obra con un pretendido juicio político por “traición a la patria”. Pero era tan esperpéntico el recurso de los Tudelas, Huevoduros y Lourdesflores, que los componentes de la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales, decidieron dispensarse y evitar el quórum o participación mínima para que la demanda prospere.

El avance de una propuesta tan endeble y forzada, que se apoyaba en una entrevista en donde el mismo entrevistador, en respuesta a la señora Patricia Chirinos, la desmentía ―ceder mar a Bolivia por Pedro Castillo― era una arbitrariedad. Y sólo hubiera servido para intensificar la movilización popular para cerrar el Congreso. Entonces, había que buscar otra opción. Y pronto, pues se acerca el 8 de marzo día de la investidura del cuarto gabinete, el gabinete Torres.

Ya desde anteriores análisis en Viejo Topo ― Véase sobre todo VT Nº 9, diciembre 2021―, señalábamos que el golpe tenía dos componentes políticos y mediáticos claros: El ala de la extrema derecha fascista y el ala caviar. La primera, conformada por FP, Avanza País y RP; El Comercio y satélites, Expreso, Willax. En el ala caviar asomó la cabeza Gustavo Gorriti Ellenbogen, director de IDL-Reporteros. En momentos críticos en torno al 7 de diciembre, en el debate sobre la vacancia presidencial, Gorriti había atizado la narrativa de que Karelim López había ido a Sarratea a pagarle un cupo a Pedro Castillo, cuestión expuesta por Cuarto Poder y descalabrada una semana después.

Para echar combustible al complot que se caía, y ante el desmentido de la “bomba” periodística, Gorriti sacó debajo de la manga la “colaboración eficaz”, que Karelim López habría ido a tantear ante el Ministerio Público. Los abogados de la lobista, desmintieron la versión. Pero más que una revelación periodística, parecía una sugerencia y un llamado para que aquella se acogiera a tal 'beneficio'. Rosa María Palacios, desde La República, se encargó de martillar el asunto, para que se instalara en la opinión pública y cobrara cuerpo.

El ala caviar es una red de poder basada en las ONGs y el discurso post moderno, el último grito de la moda del decadente norte imperial. La forman partidos endebles y sin raíces en las masas populares. La secundan centros superiores de estudios a los cuales la SUNEDU les cae de perillas. Además de centros de investigación a los que las consultorías jugosas les vienen bien. Y le da soporte un diario importante como es La República. Este diario, apoyado por toda la red enumerada, venía de desarrollar una ofensiva contra Nueva Constitución, impulsar la agenda de su prospecto Mirtha Vásquez, y reaccionar ante su salida del gobierno en los términos vengativos que conocemos. Es La República la que ha activado la cuestión de Karelim López.

Pero habría que agregar una de las últimas incorporaciones a la red caviar: el semanario H13 y su director. César Hildebrandt, que es como un gato con un pie listo para fugar, ha sido importante en dar insumos al plan del golpe. H13 fue, desde el inicio, impulsora de la narrativa de que Sendero/Movadef había llegado a Palacio, lo que sirvió a envalentonar a los fascistas. La revelación del hotel Casa Andina, fue apenas un hiato en esa labor y pronto se arrepintió de ella.

Del mismo modo, está en la colada doña Marianella Ledesma, de donde salió la iniciativa de aplicarle a Pedro Castillo un juicio político “para botarlo”, de la que se ha prendido la derecha fascista. Y es de tales entornos, como quedó dicho, de donde ha salido la “sugerencia” ―bajo la forma de “revelación de fuentes confiables” ―de utilizar a Karelim López para que “testifique” contra Pedro Castillo.

Hemos podido ir registrando, además, un movimiento del ala caviar, o los golpistas asolapados, que ha incluido las “renuncias” de ministros y funcionarios de alto nivel y sus "denuncias" muy bien orquestadas, para desestabilizar al gobierno. Pero hay un contenido político que los unifica: “¡Renuncie, presidente!”. El pedido, investido de una falsa ‘buena intención’ fue lanzado primero por César Hildebrandt. El diario británico Financial Times, lo convirtió en voz de orden. Y La República lo rebotó, con la obsecuencia lacayuna que le conocemos respecto a todo lo que venga del Norte.

Hemos venido registrando, también, que han transitado desde el plan de poner a Dina Boluarte, como la cabeza del ‘gobierno de continuidad’, a la consigna de ¡Que se vayan todos! Claro, para que se queden ellos. Sobre todo, cuando Martín Vizcarra, a quien han venido limpiando de sus desmanes ―Moquegua, Chinchero, conducción de la lucha contra el Covid-19― se presenta hoy como su carta para ganar unas Nuevas Elecciones Generales. De momento, hay una divergencia entre el ala caviar, golpista solapada; y la derecha fascista, golpista abierta. Unos porque se vaya el Congreso y otros porque se quede.

Ahora bien ¿Qué es la colaboración eficaz instrumentada en este momento para desatar el golpe parlamentario contra Castillo?. Es un instrumento jurídico nuevo, que han ido introduciendo y perfeccionando en la justicia peruana las ONGs globalistas y caviares a partir de las directrices de EE.UU. Ésta, la colaboración eficaz o delación premiada, se ha convertido casi en el estándar, a nivel internacional, de una “política anticorrupción”.

Su primera gran víctima, con el sonado caso Lava Jato, fue Inacio Lula Da Silva. El héroe de esa lucha fue un tal Sergio Moro. Y la cadena O’Globo, la punta de lanza mediática. Con esta cadena y otras cadenas de la derecha en Latinoamérica, hizo asociación IDL-Reporteros. En base a la delación premiada, y el papel de los grandes medios, quedó configurado el lawfare.

Bajo esta estructura de lawfare o judicialización de la política, con un papel primordial de los medios de comunicación Lula era un corrupto antes de ser juzgado. La presunción de inocencia quedaba abolida de facto por el cargamontón mediático. La justicia brasileña, que filtraba de manera dosificada información reservada para que sea sentenciado mediáticamente, completó la faena sentenciando a Lula. En ese entonces Lula no era el presidente de Brasil. Pero las encuestas lo favorecían para suceder a Dilma Russeff, que había sido destituida con un golpe parlamentario, en la que se le acusaba sobre asuntos infundados.

¿Qué hacía tan potente la narrativa, de convertir en culpables aún antes de ser juzgados, a una presidenta o a un potencial presidente reelecto? Fue la labor cotidiana de los medios, fueron las filtraciones organizadas dentro de un timing golpista; fue crear héroes perseguidores “anticorrupción”, y fue hallar “testigos protegidos” que luego se fueron mostrando como falaces.

Karelim López es apenas una aspirante a colaboradora eficaz. Es inútil convertir su versión, aun no corroborada, en una bomba. Así lo repita diariamente y minuto a minuto la televisión; y lo exponga en repetitivas carátulas, al mismo estilo de Vladimiro Montesinos, la prensa sistémica: El Comercio, La República. Y así lo martillee RPP y sus sicarios ojerosos y atormentados .

Es la extrema derecha, con Keiko a la cabeza, quien acciona detrás de Karelim a través de César Nakasaki. Una K está detrás de otra K. Pero los caviares son algo así como el furriel, el que reparte las municiones. Son los que apenas asoman, en tanto que otros libran la batalla. Aunque luego buscarán contar la historia, pedir su trozo de poder y sus acostumbradas canonjías.

VTv

CRÓNICAS

Sucesos de la política, batallas de los pueblos y experiencias cotidianas, reconstruidos en clave narrativa.

REPORTAJES

Explicando y documentando los acontecimientos-clave, y desmontando las patrañas del coro intelectual y mediático.

MUNDO

Información y puntos de vista sobre el mundo en que vivimos, y contra las tergiversaciones de los monopolios internacionales de la (des)información.

ECOLOGÍA

La Madre Tierra viene siendo destruida a marchas forzadas por el capitalismo y su globalización desbocada.

SOCIAL

El movimiento social peruano, su actual ascenso y perspectiva, apreciados desde abajo.

SOBERANÍA

Nos han robado el país y se lo vienen repartiendo entre vende patrias y poderes extranjeros ¿Qué hacer?

LITERATURA

La creación, la crítica y la teoría literaria en escena. La literatura universal y peruana que se está produciendo hoy y sus autores.

ECONOMÍA

La primordial actividad productiva, comercial, financiera (y especulativa), y sus conflictos cruciales.

TECNOLOGÍA

Nuevas tecnologías, su utilidad, su abuso y sus proyectos extremos. Las antiguas y remozadas creaciones humanas.

FILOSOFÍA

El debate doctrinario y filosófico retoma vuelos: Necesidad de esclarecimiento y toma de posición.

ARTE

Pintura, escultura, cine, música, danza, teatro, graffiti, canción urbana, arte de las prisiones, cumbia peruana, arte afroperuano, arte andino, aimara, selvático, etc.

CIENCIAS

El saber humano acumulado, los nuevos descubrimientos, la difícil construcción del conocimiento y su (mal) uso por el poder.

POLÍTICA

Ante el virtual derrumbe del carcomido sistema de partidos (bandas con inscripción en el JNE), es la hora de alternativas de cambio y transformación.

HISTORIA

Acerca de la Historia antigua y reciente, para conocernos quiénes somos y hacia dónde podríamos marchar.