FORO DE SAO PAULO SE DESARROLLA EN LA HABANA

En un momento candente en la región, La Habana alberga al XXIV Foro de Sao Paulo. La figura emblemática escogida para la ocasión es la de Fidel Castro, uno de sus más importantes inspiradores. Se recuerda también a Lula. (vt)

La vigésimo cuarta edición del Foro de Sao Paulo, que se celebra en La Habana, está dedicada al líder de la Revolución cubana Fidel Castro y a la lucha por la integración latinoamericana y caribeña, según el portal Cubadebate.

La cuestión de la integración, uno de los legados de Fidel, es destacado en el Foro.

En 1990, año en que el Foro fuera iniciado, durante el acto de entrega del premio Estado de Sao Paulo a Orlando Villas Boas Fidel resaltó:

“(…) cuando se habla de unidad y de integración, se está hablando de cuestiones que son vitales para el futuro de nuestros países”.

Son 400 los delegados e invitados, así como representantes de movimientos y organizaciones sociales que han asistido. Cubadebate recuerda la clausura del IV Encuentro del Foro de Sao Paulo, efectuada el 24 de julio de 1993 destacó y este otro mensaje de Castro:

(…) “Es deber de la izquierda, en mi modesta opinión, crear conciencia de la necesidad de la integración y de la unión de América Latina. Ninguna región del mundo tiene tantas cosas en común” (…)

Con la misma importancia que cuando surgió, hoy en el encuentro se debaten desafíos que conducen a alternativas contra el peor enemigo de la región: el neoliberalismo, y en torno a ello, expresó Fidel:

“(…) el neoliberalismo no es una teoría del desarrollo, el neoliberalismo es la doctrina del saqueo total de nuestros pueblos; el neoliberalismo no nos promete nada porque, incluso, en los países desarrollados y súper desarrollados, el neoliberalismo no ha resuelto nada y están cambiando gobiernos porque no han podido resolver, ni siquiera, el problema del desempleo”.

A esa idea agregó: “Nunca hubo más pobres en América Latina, nunca hubo mayor desempleo en América Latina, nunca hubo mayor desigualdad en América Latina, pudiéramos decir que nunca hubo más desatención a la educación, más desatención a la salud, más desatención a la pobreza, a los desamparados; nunca hubo más niños sin hogar, nunca hubo más niños en la calle, nunca hubo un mayor incremento de la violencia social, nunca hubo un mayor incremento de los vicios, de las drogas, del tráfico de drogas; nunca hubo una mayor renuncia —se puede decir— a valores que fueron siempre sagrados para todos nosotros, los latinoamericanos (…)”

Dadas las actuales circunstancias históricas y políticas, Cubadebate ratifica la vigencia de ese mensaje. Y cita otro texto de Fidel:

“Creo que tenemos el deber de ser políticos, creo que tenemos el deber de ser inteligentes, porque si no utilizamos la inteligencia no llegamos a ninguna parte; pero, al mismo tiempo, tenemos el deber de ser serios, tenemos el deber de defender los principios y, realmente, en ninguna circunstancia podemos sacrificar un principio en aras de una quimera, y hoy la política futura de Estados Unidos con relación a América Latina es una incógnita, puede ser una quimera”.

El XXIV foro de Sao Paulo busca, concluye, que el legado de Fidel Castro sea la vía para fortalecer la unión latinoamericana y Caribeña y en ella dar continuidad al proceso revolucionario y socialista llevado a cabo por los gobiernos de izquierda de la región.

“(…) para construir el socialismo hace falta la patria, hace falta la Revolución, preservar la patria y la Revolución es preservar las mejores conquistas y preservar las esperanzas del socialismo. Esas esperanzas las preservaremos y el socialismo que construyamos será más perfecto”.