Escribe: Braulio Morante
Viernes, 01 de Julio del 2022
La red social de Mark Zuckerberg vuelve a censurarnos por mostrar información fidedigna respecto a la vacunación.

No cabe duda que vivimos una época en que las élites financieras pretenden imponer un pensamiento único. Ya controlan las grandes cadenas de televisión, las corporaciones de la información, la prensa escrita, incluso el espectáculo.

Como contraparte, existe la labor quijotesca de canales alternativos de la información, como nuestra revista. También la presencia de algunos disidentes en Facebook, Youtube, Instagram, etc., pero que deben guardar “la cordura”, no utilizar ciertas palabras ni mencionar ciertos temas, a riesgo de que se les impida publicar o su cuenta sea cerrada por unos días… o definitivamente por siempre. Es decir, vivimos la censura del siglo XXI.

Uno de los temas es la vacunación. Y es que le dimos con palo tomando la propia información del Ministerio de Salud. La descargamos, la procesamos y elaboramos cuadros estadísticos. No importa el esfuerzo de una investigación para desentrañar una verdad. Si esta verdad desafía al discurso oficial, entonces, es vedada y perseguida. La ilusión y la mentira son las vendas a enarbolar delante de las miradas pasivas.

He aquí el artículo censurado.



VERDADES “CONSPIRANOICAS”



La prensa oficial y los monopolios transnacionales con el Big Pharma (grandes farmacéuticas internacionales) a la cabeza se encargaron de calificar de “conspiranóicos” a quienes no se tragaban la versión oficial y maniquea acerca de los sucesos en torno a la llamada pandemia. Desde científicos y profesionales de la salud hasta ciudadanos que nos oponemos a la inoculación obligatoria y compulsiva fuimos a parar en el mismo saco al que se agregaron otros rótulos: “anti-vacunas”, “ciudadanos irresponsables”, “egoístas”, etc. por no mencionar otros insultos.

Desde la primera vacunación y a modo de presión para hacerla obligatoria, vino la restricción de derechos —sumado al encierro que significó la mayor e ineficaz medida—. Se estableció una diferencia social entre vacunados y no vacunados, al impedir a los primeros la libre circulación, acceder a establecimientos, instituciones para realizar trámites, bancos, centros comerciales e incluso a sus centros laborales para poder ganarse el pan que llevar a sus familias.

Las posiciones caviares con Martín Vizcarra y luego con Francisco Sagasti a la cabeza aplicaron a pie juntillas estas medidas, enarbolando —conforme a los planes de una élite mundial refrendados en la agenda 2030 de la ONU— que la vacuna era la panacea a los males provocados por la pandemia. Nosotros sostuvimos desde siempre que el problema era fortalecer el sistema inmunológico del ser humano y que era un peligro inocular una sustancia experimental haciendo firmar previamente a la persona un documento donde no se le informaba con certeza de los componentes ni los efectos secundarios que se venían denunciando, eximiendo al laboratorio farmacéutico de toda responsabilidad por lo que ocurriera.

En cada número de Viejo Topo hemos venido informando una síntesis de denuncias y descubrimientos científicos en torno a la vacunación —siendo muchas veces censurados en redes sociales como Facebook— que vistos más ampliamente iban configurando un plan mundial de reducción y control de la población. Hoy, en la misma línea, y ante el anuncio de una cuarta vacuna, veamos los resultados de las tres primeras.

1. Recordemos que la verdad oficial afirma que la vacunación es necesaria porque prepara y fortalece al organismo para afrontar un contagio o, en caso de producirse, atenuar los efectos, e incluso el enfermo tendrá mayores posibilidades de sobrevivir. La verdad “conspiranóica” sostiene que la vacunación, en vez de fortalecer, debilita el sistema inmunológico, llevándolo a una situación más vulnerable.

Tomaremos los datos proporcionados al 26 de marzo de 2021 por el propio ministerio de Salud.



Apreciamos que, en los primeros meses y como es natural, los fallecidos no vacunados superan al número de fallecidos vacunados puesto que la población en su mayoría no había sido inoculada. El primer lote de vacunas recién llegó a inicios del 2021 y se empezó a inocular al personal de salud, pero conforme avanza el tiempo y se extiende a la población se van a registrar cambios hasta una inflexión en agosto del 2021. De ahí para adelante el número de personas vacunadas fallecidas siempre ha sido superior al de las no vacunadas, cosa que ningún medio oficial ha informado críticamente a la población.

Por más que se aplicó la segunda y tercera dosis —mal llamada “de refuerzo”— esta tendencia prosiguió hasta la actualidad, aun con la promesa de que la siguiente vacuna sería mejor. Entonces, los datos revelan que las personas inoculadas tienen un sistema inmunológico con menos posibilidades de hacer frente a la infección y por tanto a la muerte. ¿Qué provocó esto si no es la misma vacuna? Lo sensato hubiese sido suspender la vacunación por ineficaz, costosa y contraproducente, pero las autoridades de salud prosiguieron en la misma línea.

2. La verdad oficial —reiteramos— anuncia que cada vacuna subsiguiente es necesaria para combatir o disminuir la ola respectiva. La verdad “conspiranóica”, por el contrario, reitera que cada vacuna provoca mayor debilidad y, por tanto, acerca al enfermo a la muerte. Sigamos con la información proporcionada por el Ministerio de Salud, para el caso de los fallecidos que fueron vacunados:

Pfizer es la vacuna más promocionada y, supuestamente, de mayor efectividad. Sin embargo, los muertos con segunda dosis son mucho más que los que recibieron nada más que la primera. La misma tendencia se manifiesta en las otras dos marcas: Sinopharm y Astrazeneca. Y los muertos con tres dosis todavía están contabilizándose.



3. Otra verdad oficial de los laboratorios, repicada por un sistema de salud genuflexo, es que las vacunas, si bien son experimentales, no contienen ninguna sustancia que pueda provocar daños en el organismo humano. Los amigos de la “conspiración” sostienen que los viales de las diversas marcas contienen una sustancia tóxica no declarada: el grafeno.

Basta ver el informe científico del Doctor Campra y otros posteriores para confirmar que las aparentes mentes desconfiadas o mal intencionadas estaban en lo cierto.

Podríamos continuar enumerando, pero es necesario concluir: la salud y la libertad del pueblo están en riesgo, la pandemia ha sido la justificación para restringir derechos, quebrar economías, enriquecer a los grandes laboratorios con una venta a escala mundial que aún continúa e inocular una sustancia experimental cuyas consecuencias negativas aún no las calibramos en su real dimensión. La pandemia está lejos de haber concluido.

--- *Todos los cuadros de este artículo son elaboraciones propias en base a información del Ministerio de Salud del Perú al 26/04/2022 que se puede descargar de la página:

Datos abiertos MINSA, fallecidos hospitalizados y vacunados

Este artículo se difundió ampliamente en el número más reciente de nuestra revista digital:

Ver Viejo Topo N°11

VTv

CRÓNICAS

Sucesos de la política, batallas de los pueblos y experiencias cotidianas, reconstruidos en clave narrativa.

REPORTAJES

Explicando y documentando los acontecimientos-clave, y desmontando las patrañas del coro intelectual y mediático.

MUNDO

Información y puntos de vista sobre el mundo en que vivimos, y contra las tergiversaciones de los monopolios internacionales de la (des)información.

ECOLOGÍA

La Madre Tierra viene siendo destruida a marchas forzadas por el capitalismo y su globalización desbocada.

SOCIAL

El movimiento social peruano, su actual ascenso y perspectiva, apreciados desde abajo.

SOBERANÍA

Nos han robado el país y se lo vienen repartiendo entre vende patrias y poderes extranjeros ¿Qué hacer?

LITERATURA

La creación, la crítica y la teoría literaria en escena. La literatura universal y peruana que se está produciendo hoy y sus autores.

ECONOMÍA

La primordial actividad productiva, comercial, financiera (y especulativa), y sus conflictos cruciales.

TECNOLOGÍA

Nuevas tecnologías, su utilidad, su abuso y sus proyectos extremos. Las antiguas y remozadas creaciones humanas.

FILOSOFÍA

El debate doctrinario y filosófico retoma vuelos: Necesidad de esclarecimiento y toma de posición.

ARTE

Pintura, escultura, cine, música, danza, teatro, graffiti, canción urbana, arte de las prisiones, cumbia peruana, arte afroperuano, arte andino, aimara, selvático, etc.

CIENCIAS

El saber humano acumulado, los nuevos descubrimientos, la difícil construcción del conocimiento y su (mal) uso por el poder.

POLÍTICA

Ante el virtual derrumbe del carcomido sistema de partidos (bandas con inscripción en el JNE), es la hora de alternativas de cambio y transformación.

HISTORIA

Acerca de la Historia antigua y reciente, para conocernos quiénes somos y hacia dónde podríamos marchar.