ELECCIONES EE.UU: LLAMAN A DONALD TRUMP A APLICAR LA LEY MARCIAL ANTE CRISIS POST ELECTORAL

General Flynn, asesor de seguridad de Trump, y pronunciamiento de We the people (Nosotros el pueblo), proponen suspender Constitución ante fraude masivo e inoperancia de las instancias jurisdiccionales.

La aplicación de la Ley Marcial limitada para que las FF. AA tomen las riendas del proceso electoral, aún irresuelto, empieza a circular como posible medida de excepción por Donald Trump, en tanto que el bando demócrata y los grandes medios prosiguen publicitando la asunción de Joe Biden este 20 de enero como 46° presidente de EE.UU.

Hasta el momento, tanto el Poder Judicial, la Fiscalía de la Unión Americana, las cortes federales e incluso el FBI, han sido inmunes a las numerosas evidencias de fraude masivo; y mucho menos a iniciar alguna investigación.

Este sábado Donald Trump en extenso mensaje transmitido en directo vía You Tube, dio a conocer las pruebas más fuertes que los medios y los políticos del bando demócrata desdeñan como "acusación de fraude sin pruebas".

La fuerte campaña de CNN, CBS, NBC, antitrumpistas, ha tenido tal alcance que medios cubanos como Cubadebate y venezolanos como Telesur, repiten que Trump acusa de fraude pero "sin sustento alguno".

Un conductor de trailer testificó bajo juramento que unos 280,000 votos que iba a Pensilvania, Estado clave, se desvió de su camino y desapareció el día 28 de octubre.

Expertos militares en guerra informática, que testifican sobre lo ocurrido en las elecciones, afirman que el cambio de tendencia la noche del día 3 de noviembre y la madrugada del día 4, es un imposible estadístico y matemático. Tales cambios ocurrieron en los Estados claves de Michigan, Pensilvania, Arizona, Georgia y Winsconsin.

Testigos y operadores en la noche del 3 de noviembre sostienen, bajo juramento, haber visto la duplicación del conteo de votos y que fueron echados de los locales o desoídos de sus reclamos. La posibilidad real, a partir de estas evidencias, es que el sistema electrónico, administrado por la firma Dominion, tenía sus algoritmos deliberadamente alterados.

Una de las pruebas más simbólicas está en imágenes de vídeo. Ahí se aprecia una sala de control y procesamiento, donde los observadores republicanos son invitados a salir del recinto por un tema de seguridad (rotura de una tubería), diciéndoles que el conteo se reanudará al día siguiente.

Una vez que casi todos se han retirado, sin embargo, quienes quedaron en el local, pasaron a extraer debajo de una mesa maletas que contenían miles de votos para pasarlos por las máquinas de conteo y tabulación.

En un evento del día domingo en Georgia, poco antes del arribo de Trump para el discurso central, un miembro del equipo del presidente en funciones, llamó a corear el nombre de Michael Flynn.

Comprometido en el fallido caso del Rusiagate, preparado y detonado por los demócratas para derribar a Trump, Flynn tuvo que renunciar. Pero el actual presidente, en un gesto de desagravio y reconocimiento, ha indultado al general retirado y lo ha nombrado su asesor para temas de Seguridad Nacional.

Flynn sostiene que, si Trump no decreta la Ley Marcial, EE.UU está en riesgo de entrar a una nueva Guerra Civil.

La Ley Marcial o suspensión de los derechos constitucionales en forma parcial, para casos de guerra y de grave perturbación del orden social, tiene su antecedente más emblemático en Abraham Lincoln.

El descubrimiento, por parte de la inteligencia militar, de que los sistemas de Dominion habrían sido operados en forma remota desde China, Rusia e Irán, es uno de los argumentos que Flynn esgrime para reforzar su pedido de Ley marcial, pues contempla no sólo injerencia extranjera, sino el delito de traición a la patria.

Lincoln, el referente para un caso de emergencia nacional, fue presidente de los EEUU desde 1861 hasta 1865, año en que fue asesinado.