EL VIRUS DEL TÍO SAM (I)

Hussein Saqer, columnista del diario sirio Al-Thawra, sostiene que el coronavirus es parte de una guerra comercial-biológica-psicológica librada por EE.UU contra China.

Del ébola, el zika, el SARS, la gripe aviar y la gripe porcina, pasando por el ántrax y la enfermedad de las vacas locas hasta el coronavirus – [todos estos] virus mortales fueron fabricados por los Estados Unidos y amenazan con aniquilar a los pueblos del mundo [Los Estados Unidos] han convertido la guerra biológica en un nuevo tipo de guerra, por medio del cual intentan cambiar las reglas del juego y hacer virar el conflicto del camino convencional con los pueblos [del mundo]. Recientemente, el Ministro de Sanidad y Asuntos Sociales finlandés no fue noticia falsa como la que aparece en la contra-propaganda y en los tabloides. Fue un video auténtico con sonido e imagen…[El ministro finlandés] dijo que Estados Unidos actuaba con el objetivo de reducir a la población del mundo en dos tercios de una manera que no le causara pérdida alguna. De hecho, [Estados Unidos] obtendría ganancias en billones de dólares luego de obligar a la Organización Mundial de la Salud a designar estas enfermedades como plagas mortales para hacer que la obtención de la vacuna será algo obligatorio en lugar de voluntario, especialmente para las poblaciones más vulnerables que constituyen la próxima generación: mujeres embarazadas y chicos.

El anuncio del ministro finlandés prueba firmemente que Estados Unidos posee un cronograma para fabricar virus de este tipo y que el coronavirus es [otro] eslabón en la cadena de [agentes] biológicos mortales que este desea utilizar, después de la enfermedad de las vacas locas, la gripe aviar y las otras enfermedades mencionadas anteriormente. Este se embarcó en tal camino de guerra luego de perder la competencia comercial y financiera, a fin de castigar y aplastar las economías de los países que lo superan [económicamente] y luego de actuar para fortalecer a las compañías de la industria farmacéutica propiedad de [sus] congresistas y ministros y que ponen [a estas compañías] al servicio de la industria de las vacunas. La Organización Mundial de la Salud, por su parte, está dispuesta a comercializar la enfermedad y el tratamiento juntos, de acuerdo a las instrucciones de la Casa Blanca, utilizando las así llamadas ‘buenas nuevas’ sobre las nuevas vacunas descubiertas para este tipo de enfermedades.

El discurso, luego, gira actualmente en torno a una crisis artificial nueva, creada por los Estados Unidos, al igual que las muchas [otras] crisis que inventa para su propio beneficio. Después de que los asesores económicos estadounidenses comenzaron a temer [que Estados Unidos sería incapaz de competir con China o incluso igualarlo, se les ocurrió el virus para preocupar a los funcionarios chinos, por una parte y comercializar medicamentos [estadounidenses] y aumentar el pánico entre los chinos, por la otra «Por lo tanto, esta es una guerra que tiene [aspectos] comerciales, biológicos y psicológicos simultáneamente y está muy alejada del tipo convencional de confrontación.

----
Extraído de Al-Thawra, 3 de febrero 2020