CORONAVIRUS: PRUEBAS RÁPIDAS QUE SE ADQUIRIRÁN DARÁN FALSOS NEGATIVOS SEGÚN CIENTÍFICO PERUANO

Una compra desacertada y tardía. Incapacidad para implementar ¡pronto! nuevos hospitales. Un ministro de Salud para quién "todos llegaremos a infectarnos", Y, sobre todo, la amnesia selectiva de MV.

Ernesto Bustamante exjefe del Instituto Nacional de Salud (INS), criticó la adquisición de 1 millón 400 mil de pruebas rápidas por parte del Gobierno. Éstas, en efecto, se realizan en unos 15 minutos pero no detectan de manera segura la presencia de coronavirus (COVID-19) y peor aún, arrojan falsos negativos.

Detalló el carácter de la prueba señalando que "no son de hisopado nasofaríngeo, sino es simplemente un pinchazo en el dedo índice y se ponen dos gotas de sangre”.

El biólogo explicó que estas pruebas no detectan el virus, sino anticuerpos contra este, los que demoran en producirse en el cuerpo entre tres a diez días. Es decir, advirtió, “para cuando sale un positivo, ya es muy tarde, la infección ya terminó y ya se contagió a los contactos” del paciente.

Asimismo, a consideración de Ernesto Bustamante, estos tests rápidos generarán “mucha frustración en la población porque van a dar resultados negativos cuando no son negativos, que se llaman falsos negativos“.

Bustamante agregó que la mejor manera de detectar el coronavirus son los exámenes moleculares (rRT-PCR). “Lo que hay que hacer es usar la técnica molecular que es lo que se estudia en el mundo; no se están usando anticuerpos”, sentenció.

Este martes, el presidente Martín Vizcarra ratificó la adquisición de 1 millón 600 mil de nuevas pruebas (1 millón 400 mil de pruebas rápidas y 200 mil moleculares), para lo que se ha destinado más de 100 millones de soles.

La ministra de Economía y Finanzas, María Antonieta Alva, anunció que se espera la llegada de 330 mil de pruebas “rápidas” para el viernes 27 de este mes a través de un vuelo desde Shangai (China).

Un hecho sorprendente se produjo en esta última conferencia de prensa de Martín Vizcarra (24/03/2020). Sostuvo que está al frente del gobierno al enterarse "de improviso", hace dos años, que el presidente había renunciado. Omitió nombrar a Pedro Pablo Kuczynski.

Desde entonces -recordó selectivamente-, se puso al frente del "combate contra la corrupción" (como ahora se pone al frente del combate al coronavirus).

Esa es la narrativa que se echa a andar no sólo tergiversando la historia reciente, sino pretendiendo instrumentalizar la pandemia que nos azota, para intentar perpetuarse en el poder.