Buscan justificar su represión sangrienta

CASO DEL POLICIA QUEMADO SERÍA OTRA FARSA

La versión de la PNP fue desbaratada ayer por un familiar del supuesto efectivo que habría sido quemado vivo por los protestantes de Juliaca.

La prensa mermelera, que se abstiene de informar o mal informa respecto al asesinato de manifestantes, para contrapesar y en cierto modo justificar la muerte de 17 pobladores en Juliaca, repicó el martes un comunicado de la PNP, según el cual una turba de 350 manifestantes habría cercado a un patrullero, en dicha ciudad, incendiándolo con un efectivo dentro, además de sustraer las armas de reglamento.

Varios ciudadanos en las redes dudaron de la versión oficial de una PNP, avalada por la dictadura cívico-militar, que se ha vuelto experta en sembrar pruebas o ejecutar ella misma desmanes —con su grupo “Terna”— para culpar luego a los manifestantes y avalar la represión. Juliaqueños confirmaron que el patrullero y el cuerpo calcinado habían aparecido extrañamente en el lugar luego de un apagón.

El cadáver calcinado, según el Instituto de Defensa Legal de la PNP, habría correspondido al efectivo José Soncco Quispe cuyo retrato fue difundido en todos los medios de la prensa concentrada. Sin embargo, la ciudadana Fanny Mayta Porto denunció ayer que la foto corresponde a su primo, el teniente Oliver Quispe Aliaga, quien falleció hace una semana en Chiclayo. De este modo se empieza a desbaratar la versión policial.

Por otro lado, diversos videos confirmaban que efectivos policiales participaron en el saqueo al centro comercial Plaza Vea de Juliaca y la propia directora de tránsito, Eva Irene Mamani Choque, fue descubierta con dos televisores de 50 pulgadas en su casa, siendo detenida.

Esta es la policía que la dictadura necesita.