ALBERTO FUJIMORI: IND(S)ULTO QUE SE CAE POR PEDAZOS

Crecen las movilizaciones de las fuerzas democráticas y de izquierdas para tirarse abajo el fallo del TC. Éste es violatorio de la legalidad y de los DD.HH de las víctimas del genocida Fujimori.

Desde todos los ángulos del análisis jurídico, pero sobre todo desde la movilización de masas, el fallo del Tribunal Constitucional que abrió las puertas de la prisión a Alberto Fujimori, ha cosechado rechazo y repudio.

Ya hay experiencia en derribar indultos mafiosos. El antecedente que ha dado origen al fallo del TC, tuvo su corolario con la caída final de Pedro Pablo Kuczyinski. El entonces presidente PPK, en similar contexto de vacancia presidencial como el de hoy, otorgó indulto a Fujimori en diciembre del 2017.

En aquel entonces, el mayor detonante para traerse abajo tal indulto fueron los llamados "Mamanivideos". Ahí quedó patente que los votos para salvar a PPK de la vacancia fueron acumulados comprándolos a través de prebendas al grupo "Los avengers" encabezados por Kenji Fujimori.

Esa componenda explica por qué, en tiempo récord, una comisión de Salud en donde estaba el médico de cabecera de Alberto Fujimori, Alejandro Aguinaga, contra la ley y contra el debido proceso para casos de indultos, evacuó un informe médico a favor del mismo.

Aquella ilegalidad mafiosa, que impregna el indulto a Alberto Fujimori, ha vuelto a ser refrescado por el jurista Guillermo Olivera Díaz en un programa de entrevistas en la red You Tube.

Pero además está la justicia supranacional de la CIDDHH, que ya se pronunció en su momento contra el Indulto de marras a inicios del 2018.

La Corte se ratificaría en sus posiciones en breve plazo. El fundamento básico es que no hay indultos, ni gracias presidenciales, ni conmutación de penas, por delitos de lesa humanidad.