Escribe: Thierry Meyssan
Martes, 03 de Agosto del 2021
Red Voltaire publica un capitulo más del libro de Meyssan De la impostura del 11 de setiembre a Donald Trump. ‎‎Ante nuestra ‎mirada, ‎la ‎gran farsa de las primaveras árabes (2017) (vt).

Las «primaveras árabes», organizadas por Washington y Londres ‎

‎Al disolverse la Unión Soviética, las élites estadounidenses creyeron que el fin de la tensión de la guerra ‎fría traería un periodo de comercio y prosperidad. Pero una facción del complejo militaro-industrial impuso ‎el rearme, en 1995, e inició una política imperial particularmente agresiva, en 2001. Ese grupo, que ‎se identifica con el «Gobierno de Continuidad» previsto en Estados Unidos en caso de destrucción de las ‎instituciones electivas, preparó con gran antelación las guerras contra Afganistán y contra Irak, que ‎se iniciarían sólo después de los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001. Ante su fracaso militar ‎en Irak y la imposibilidad de atacar Irán, ese grupo modificó sus planes. Adoptó el proyecto británico ‎para el derrocamiento de los regímenes laicos del Medio Oriente Ampliado y el rediseño general de toda ‎la región, que debía quedar dividida en pequeños Estados administrados por la Hermandad Musulmana. ‎Poco a poco, esa facción estadounidense se hizo del control de la OTAN, de la Unión Europea y de ‎la ONU. Sólo después de haber causado varios millones de muertes y de haber dilapidado millares de miles ‎de millones de dólares, ese grupo se verá cuestionado –en los propios Estados Unidos– por la elección de ‎Donald Trump. Algo similar sucede en Francia, donde Francois Fillon, candidato conservador a la ‎presidencia de la República, se pronuncia contra las guerras iniciadas en el Medio Oriente.

Supremacía de Estados Unidos ‎

Al término de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos era la única nación victoriosa que no había ‎sufrido los estragos de la guerra en su propio suelo. Explotando esa ventaja, Washington optó por ‎suplantar a Londres en el control de los territorios que habían sido parte del Imperio británico y por ‎entrar en conflicto con Moscú. Durante 44 años, el fuego bélico del conflicto mundial fue sustituido por ‎la guerra fría. Al cabo de todos esos años, cuando la Unión Soviética comenzó a tambalearse, ‎el presidente estadounidense George H. W. Bush (Bush padre) pensó que había llegado el momento de ‎dedicarse a los negocios. Comenzó entonces a reducir las fuerzas armadas y ordenó una revisión de ‎la política exterior y de la doctrina militar de Estados Unidos. ‎

Washington afirmó entonces –en 1991–, en la National Security Strategy of the United States, que:‎

«Estados Unidos queda como el único Estado con una fuerza, un alcance y una influencia en ‎toda dimensión –política, económica y militar– realmente globales. No existe sustituto para el ‎liderazgo estadounidense.»‎

Es por esa razón que Estados Unidos reorganizó el mundo durante la operación «Tormenta del ‎Desierto». Para ello, Washington estimuló su aliado kuwaití a robar petróleo iraquí y a reclamar al ‎mismo tiempo a Bagdad el pago de la ayuda –supuestamente gratuita– que el pequeño emirato de Kuwait ‎había aportado a Irak durante la guerra contra Irán. Estados Unidos incitó después su “aliado” iraquí a ‎resolver el problema anexando Kuwait, un territorio que los británicos habían arrancado arbitrariamente ‎a Irak 30 años atrás. Como colofón de su maniobra, Estados Unidos invitó seguidamente todos ‎los Estados del planeta a respaldarlo en la reafirmación del derecho internacional que Washington ‎supuestamente defendía, suplantando a la ONU.

Sin embargo, dado el hecho que las dos superpotencias –Estados Unidos y la Unión Soviética– se ‎apoyaban paradójicamente cada una contra la otra, precisamente a través de su oposición, ‎la desaparición de la URSS tendría, lógicamente, que haber provocado la caída de Estados Unidos, ya ‎carente de ese punto de apoyo. Para evitar el derrumbe de su propio país, los parlamentarios ‎estadounidenses impusieron al presidente Bill Clinton el rearme iniciado en 1995. Las fuerzas armadas ‎estadounidenses, que acababan de desmovilizar un millón de hombres, se rearmaron sin que existiese en ‎aquel momento ningún adversario capaz de medirse con Estados Unidos. El sueño de Bush padre de ‎un mundo unipolar, regido por el “business” estadounidense, terminaba siendo reemplazado por una ‎loca carrera destinada a mantener el proyecto imperial.‎

A partir de la disolución de la URSS, la dominación estadounidense sobre el mundo tomó forma mediante ‎‎4 guerras que Washington desató y encabezó sin el aval de las Naciones Unidas: contra Yugoslavia ‎‎(en 1995 y 1999), contra Afganistán (en 2002), contra Irak (en 2003) y contra Libia (en 2011). ‎Ese periodo terminó con los 10 vetos chinos y los 16 vetos rusos en el Consejo de Seguridad de la ONU, ‎vetos que prohibieron explícitamente el inicio de una guerra abierta contra Siria. ‎

Apenas terminada la Guerra del Golfo, el presidente republicano George Bush padre ‎solicita a su secretario de Defensa, Dick Cheney, que se ocupe de trazar la Defense Policy Guidance ‎‎ [1] –‎documento clasificado pero del que varios fragmentos han sido publicados en el New York Times y en el ‎‎Washington Post [2]. Ese documento es ‎redactado finalmente por Paul Wolfowitz, militante trotskista y futuro secretario adjunto de Defensa, ‎quien teoriza sobre la supremacía estadounidense:

«Nuestro primer objetivo es evitar que reaparezca un nuevo rival, ya sea en el territorio de la ‎antigua Unión Soviética o en cualquier otra parte, que represente una amenaza comparable a la ‎de la antigua Unión Soviética. Esta es la preocupación dominante que subyace en la nueva ‎estrategia de defensa regional y requiere que nos dediquemos a evitar que algún poder hostil ‎logre dominar una región cuyos recursos puedan, si llegara a controlarlos, resultar suficientes ‎para convertirlo en una potencia global. Esas regiones incluyen Europa, el Extremo Oriente, ‎los territorios de la antigua Unión Soviética y el sudeste asiático.»

Wolfowitz plantea 3 aspectos adicionales a ese objetivo:‎

- «Primeramente, Estados Unidos debe dar prueba del liderazgo necesario para establecer y ‎garantizar un nuevo orden mundial capaz de convencer a los potenciales competidores de que ‎no deben aspirar a un papel regional más importante ni asumir una postura más agresiva ‎en defensa de sus intereses legítimos.‎
- Segundo, en las zonas de no defensa, tenemos que representar lo suficientemente los intereses ‎de los países industrializados de manera que no se atrevan a competir con nuestro liderazgo o a tratar de derrocar el orden político y económico establecido.
- Finalmente, tenemos que conservar los mecanismos de disuasión hacia posibles competidores ‎para evitar que se sientan tentados de desempeñar un papel regional más importante o un papel ‎global.»‎

La “doctrina Wolfowitz” supuestamente debía evitar una nueva guerra fría y garantizar a Estados Unidos ‎el papel de “gendarme mundial”. El presidente Bush padre desmovilizó en masa sus fuerzas armadas ‎porque ya no debían hacer otro papel que el de simple policía. ‎

Pero lo que vimos fue exactamente lo contrario: primero, con las 4 guerras ya mencionadas, pero ‎también con la guerra contra Siria y, posteriormente, con la guerra que se desarrolla, en Ucrania, ‎en contra de Rusia.
- Fue para dar muestras del «liderazgo necesario» que Washington decidió, en 2001, tomar el control de ‎todas las reservas de hidrocarburos del «Medio Oriente Ampliado» –a eso se debieron las guerras ‎contra Afganistán e Irak.
- Fue para que sus aliados «no se atrevan a competir» con el liderazgo estadounidense que ‎Estados Unidos modificó su plan en 2004 y decidió aplicar las sugerencias británicas: ‎ 1)‎ anexar los Estados rusos no reconocidos –comenzando por Osetia del Sur– y 2) derrocar gobiernos laicos árabes en beneficio de la Hermandad Musulmana –las llamadas ‎‎«primaveras árabes».
- Finalmente, es para evitar que Rusia sienta la tentación de «desempeñar un papel global» que ‎Estados Unidos utiliza yihadistas y ex yihadistas en Siria, en Ucrania y en Crimea. ‎

La aplicación de la doctrina Wolfowitz no sólo exige recursos financieros y humanos sino también una ‎poderosa voluntad hegemónica. Un grupo de responsables políticos y militares espera llegar a aplicarla ‎promoviendo la candidatura del hijo de George Bush padre: George W. Bush. Para ello suscitan ‎la creación, por parte de la familia Kagan y en el seno del American Entreprise Institute, de un nuevo ‎grupo de presión: el «Proyecto para un Nuevo Siglo Americano» (léase “estadounidense”). Durante la elección presidencial, ese grupo de ‎cabildeo se verá obligado a “arreglar” el conteo de los votos en el ‎Estado de la Florida, con ayuda del gobernador Jeb Bush, el hermano de George Bush hijo, para que ‎este último logre llegar a la Casa Blanca. Mucho antes de que eso sucediera, aquel grupo ya militaba ‎activamente por la preparación de nuevas guerras de conquista, particularmente contra Irak. ‎

Pero el nuevo presidente no es precisamente obediente, lo cual obliga a quienes antes lo habían ‎respaldado a organizar un acontecimiento excepcional, algo capaz de sumir a la opinión pública en un ‎estado de conmoción que ellos comparan con un «nuevo Pearl Harbor». Ese acontecimiento ‎tendrá lugar el 11 de septiembre de 2001. ‎

El viraje del 11 de septiembre ‎

Todo el mundo creer saber lo que pasó el 11 de septiembre de 2001 y la gente cita de memoria ‎las imágenes de los aviones estrellándose contra las Torres Gemelas del World Trade Center y ‎la destrucción de un ala del Pentágono. Pero, detrás de esos acontecimientos y de la interpretación que ‎de ellos presentó después la administración Bush, lo que sucedió fue algo muy diferente. ‎

En momentos en que los dos aviones acaban de estrellarse contra el World Trade Center y mientras que ‎un incendio devora las oficinas del vicepresidente de Estados Unidos y se habla de explosiones en ‎el Pentágono, el coordinador nacional de la lucha antiterrorista, Richard Clarke, pone en marcha el ‎procedimiento de «Continuidad del Gobierno» (CoG, siglas en inglés de “Continuity of the Government”) ‎‎ [3]. Concebida en tiempos de la guerra fría, en previsión de un conflicto nuclear o de la posibilidad de que ‎los poderes ejecutivo y legislativo quedasen decapitados, la CoG debía salvar el país poniendo todas las ‎responsabilidades en manos de una autoridad provisional previamente designada en secreto. ‎

Pero el 11 de septiembre de 2001 ningún dirigente electo había muerto.‎

Lea aquí el texto completo.

VTv

CRÓNICAS

Sucesos de la política, batallas de los pueblos y experiencias cotidianas, reconstruidos en clave narrativa.

REPORTAJES

Explicando y documentando los acontecimientos-clave, y desmontando las patrañas del coro intelectual y mediático.

MUNDO

Información y puntos de vista sobre el mundo en que vivimos, y contra las tergiversaciones de los monopolios internacionales de la (des)información.

ECOLOGÍA

La Madre Tierra viene siendo destruida a marchas forzadas por el capitalismo y su globalización desbocada.

SOCIAL

El movimiento social peruano, su actual ascenso y perspectiva, apreciados desde abajo.

SOBERANÍA

Nos han robado el país y se lo vienen repartiendo entre vende patrias y poderes extranjeros ¿Qué hacer?

LITERATURA

La creación, la crítica y la teoría literaria en escena. La literatura universal y peruana que se está produciendo hoy y sus autores.

ECONOMÍA

La primordial actividad productiva, comercial, financiera (y especulativa), y sus conflictos cruciales.

TECNOLOGÍA

Nuevas tecnologías, su utilidad, su abuso y sus proyectos extremos. Las antiguas y remozadas creaciones humanas.

FILOSOFÍA

El debate doctrinario y filosófico retoma vuelos: Necesidad de esclarecimiento y toma de posición.

ARTE

Pintura, escultura, cine, música, danza, teatro, graffiti, canción urbana, arte de las prisiones, cumbia peruana, arte afroperuano, arte andino, aimara, selvático, etc.

CIENCIAS

El saber humano acumulado, los nuevos descubrimientos, la difícil construcción del conocimiento y su (mal) uso por el poder.

POLÍTICA

Ante el virtual derrumbe del carcomido sistema de partidos (bandas con inscripción en el JNE), es la hora de alternativas de cambio y transformación.

HISTORIA

Acerca de la Historia antigua y reciente, para conocernos quiénes somos y hacia dónde podríamos marchar.