Escribe: José Carlos Ramírez
Jueves, 08 de Febrero del 2018
Unas 715 mil familias están vinculadas a la producción de la papa, el originario tubérculo peruano que atenúa las hambrunas en el mundo y reina en la gastronomía mundial. Sin embargo, sus sacrificados productores reciben precios de hambre, balas y muertes cuando reclaman por sus derechos (vt).

El día 30 de enero se reinició un paro agrario de carácter indefinido. Ya los días 9, 10 y 11 de enero se había dado un paro de 72 horas y fue una lucha fuerte en relación a la producción de papa (y sus bajísimos precios), que trajo como resultado un ofrecimiento de parte del gobierno, para adquirir el excedente de la producción a través de los gobiernos regionales y para lo cual se asignaba un presupuesto, a esto se sumaba una reunión con la primera ministra y el ministro de agricultura para el día 25 de enero.

Como siempre todo quedó en demagogia y no se cumplió lo acordado.

Tras este antecedente, el campesinado retomó su lucha y con toda razón radicalizó sus acciones de protesta, son las zonas alejadas de la capital, los pueblos marginales (los “serranos”, los “indios”), las voces que no se oyen, ni salen en los periódicos, menos, ocupan una primera plana. Los bloqueos de las pistas, las manifestaciones de agricultores con participación de familias enteras se desenvolvieron en todas las regiones del centro y sur del país, llegando a extenderse por 7 días en la región Huánuco. Si bien hoy, ya se da por concluida después de negociaciones con representantes del gobierno, muchos campesinos aún no se sienten representados.

La táctica de dividir que tiene el estado, lo lleva a negociar y ofrecer soluciones parciales por sectores y/o regiones, de esta manera aparentemente gana, pero genera un costo social y económico que agrava aún más el problema, y quienes luchan aprenden, volverán con más fuerza y el Estado será el único responsable de ello.

El gobierno de Kukzynski oficializó este año 2018 como el “Año del Diálogo y la Reconciliación” y para ello también nombró a su gabinete de “la reconciliación”. En el mes de enero ya se conoce de manera confirmada de 2 muertos bajo su responsabilidad, Irineo Curiñaupa Campos, de 27 años en Huancavelica y Celestino Flores Ventura, de 42 años en Cerro de Pasco, se suman centenares de heridos, y todavía falta confirmar los resultados en Huánuco.

Son muertes de peruanos, de personas que trabajan la tierra, que cultivan la papa que da tanto orgullo al Perú, a su cocina. Son muertes que pasan de largo en la noticia, porque esa noticia no se vende o no conviene y que parecen no generar indignación, muertes que se olvidan, porque provienen de pueblos olvidados, pero muertes que deben dolernos e indignarnos como humanos, como pueblo peruano. El sector vive el abandono de siempre, incluido la falta de capacitaciones y asesorías en todo lo que es la producción agrícola, así como el manejo del mercado para administrar las fluctuaciones y se evite la sobreproducción. Muestra de un gobierno ineficaz despreocupado de la realidad campesina, como lo es en todo, salvo en servir a beneficiar a las grandes empresas monopólicas y financieras nacionales y extranjeras.

Hay que señalar que ahora la lucha es más amplia no solo es la papa. Se abarca la problemática del campesinado de manera global, incluyen el problema que ellos lo viven de manera directa: el medio ambiente y los recursos naturales, dentro de esta problemática se enmarca también los productos orgánicos contra los productos transgénicos que suelen producirse a más grande escala y que generan precios a bajo costo.

Los Tratados de Libre Comercio (TLC) están ahí perjudicándolos de manera directa, la indignación frente a la corrupción y el entreguismo a los grandes capitales, hacen liberar más aún las razones para luchar, la rabia contenida ante tanta postergación y miseria se expresa. Y así no lo tengan claro del todo, saben que el problema es el sistema. La población y en este caso en particular, el campesinado se enfrenta al sistema. Hoy nos dejaron dos mártires.

VTv

CRÓNICAS

Sucesos de la política, batallas de los pueblos y experiencias cotidianas, reconstruidos en clave narrativa.

REPORTAJES

Explicando y documentando los acontecimientos-clave, y desmontando las patrañas del coro intelectual y mediático.

MUNDO

Información y puntos de vista sobre el mundo en que vivimos, y contra las tergiversaciones de los monopolios internacionales de la (des)información.

ECOLOGÍA

La Madre Tierra viene siendo destruida a marchas forzadas por el capitalismo y su globalización desbocada.

SOCIAL

El movimiento social peruano, su actual ascenso y perspectiva, apreciados desde abajo.

SOBERANÍA

Nos han robado el país y se lo vienen repartiendo entre vende patrias y poderes extranjeros ¿Qué hacer?

LITERATURA

La creación, la crítica y la teoría literaria en escena. La literatura universal y peruana que se está produciendo hoy y sus autores.

ECONOMÍA

La primordial actividad productiva, comercial, financiera (y especulativa), y sus conflictos cruciales.

TECNOLOGÍA

Nuevas tecnologías, su utilidad, su abuso y sus proyectos extremos. Las antiguas y remozadas creaciones humanas.

FILOSOFÍA

El debate doctrinario y filosófico retoma vuelos: Necesidad de esclarecimiento y toma de posición.

ARTE

Pintura, escultura, cine, música, danza, teatro, graffiti, canción urbana, arte de las prisiones, cumbia peruana, arte afroperuano, arte andino, aimara, selvático, etc.

CIENCIAS

El saber humano acumulado, los nuevos descubrimientos, la difícil construcción del conocimiento y su (mal) uso por el poder.

POLÍTICA

Ante el virtual derrumbe del carcomido sistema de partidos (bandas con inscripción en el JNE), es la hora de alternativas de cambio y transformación.

HISTORIA

Acerca de la Historia antigua y reciente, para conocernos quiénes somos y hacia dónde podríamos marchar.