Escribe: Fernando Moncada
Domingo, 20 de Mayo del 2018
Un esbozo de la tendencia de desarrollo sindical de los maestros en los años recientes y su perspectiva

Fujimori y su gobierno de carácter entreguista, que buscaba reforzar el neoliberalismo a través de un gobierno dictatorial, con el cuento del desarrollo peruano, se dedicó de lleno a desestabilizar al movimiento sindical, ya sea mediante asistencialismos, asesinando dirigentes, o comprando seudodirigentes y partidos de izquierda reaccionaria que le ayudasen a conseguir ese fin, porque hacía falta mano de obra barata para que las grandes empresas extranjeras pudieran, con más facilidad, fortalecer su explotación económica y militar en el país.

Uno de esos sindicatos fue el del SUTEP, que agrupaba a grandes cantidades de profesores en Lima y provincias, e incluso era uno de los sindicatos más combativos del Perú, que reclamaba no solo por los derechos de los maestros, sino por la evolución cualitativa de la educación peruana y de este sindicato emergían pues grandes dirigentes que estaban dispuestos a ofrendar su vida por una sociedad mejor: muchos de estos fueron asesinados.

Patria Roja, entonces empieza a trabajar en pro del Estado dictatorial y refuerza su carácter oportunista dentro del SUTEP, aunque antes ya había negociado con el APRA para apoderase de la llamada Derrama Magisterial, la cual es privatizada y dirigida o manejada por aproximadamente 24 oportunistas de Patria Roja (1988).

Era y siempre ha sido necesario, para los capitalistas y las grandes potencias, utilizar organizaciones que hablen de revolución para poder sofocar movimientos insurgentes o de protesta e incluso intentar sofocar la propia revolución. Esta función tenía que cumplirla Patria Roja y lo hizo muy bien desde que se infiltró en la dirigencia del SUTEP, acciones que datan desde la segunda mitad de la década de los 80’s.

De esta forma en 1991, las acciones del CEN-SUTEP (con Patria Roja enquistado en la dirigencia y reconocida legalmente por el gobierno) serían más contundentes para desmoronar todo el sindicato, y terminarían vendiendo la huelga a cambio de la INDEXACIÓN, que consistía en el aumento de aportaciones por parte de los maestros a la Derrama Magisterial. Así empezarían a derrumbar el SUTEP. Por ejemplo, en el 2001, tras dar algunos avances con el gobierno del genocida Fujimori, Paniagua les daría luz verde para que puedan disponer del 25% de los bienes, inmuebles y aportes de todos los maestros.

El SUTEP terminaba por caerse en un aletargamiento que solo beneficiaba a los oportunistas de izquierda como son Patria Roja y a los oportunistas de derecha, incluyendo a los gobiernos de turno, pues aumentaba más la explotación de los profesores y sus condiciones de vida se sumergía en crisis. Esto convenía para que el presupuesto sobrante de la educación, fuera a dar a otros sectores, sobre todo para resguardar la inversión extranjera.

La lucha del magisterio sería por completo traicionada, sus luchas intensas menguarían, pero su sufrimiento seguiría sintiéndose, sobre todo en provincias. Se daría el boom de los colegios privados, que no tiene otro fin sino el de ponerlos a competir con los estatales y a estos colegios privados, los utilizan los gobiernos para comparar la calidad de los maestros, buscando así desprestigiar y atemorizar a los educadores del magisterio. Por eso la necesidad de que solo en el año pasado se hayan privatizado como 18 colegios en provincias.

El Perú viviría en un aparente estado de calma y paz. No existían ya esos sutepistas “terroristas” y la gran burguesía rendía honores a Fujimori por su gran labor de acabar con esa “lacra” social que gran culpa tenían de la pobreza en la que se sumía el país.

La situación objetiva de los profesores quedaría relegada, su ilusión y brega por una educación acorde al avance de las sociedades y la tecnología, se mantendrían tirados en un charco de abandono. No sería sino hasta el 2015 aproximadamente en el que CEN-SUTEP del Patria Roja encontraría una resistencia más o menos lúcida, cuando surge una nueva facción denominada CONARE-SUTEP, a cuyos dirigentes, los gobiernos de turno y Patria Roja, tildarían de pro senderistas, los perseguirían e incluso encarcelarían, pero es el CONARE-SUTEP que surge desde la indignación de grupos de profesores que han venido luchando de forma silenciosa por el derecho en general del magisterio, y que reavivaría hasta cierto punto el espíritu transformador del SUTEP, pero poco a poco se fueron infiltrando elementos del MOVADEF, el cual hizo que el embrión del CONARE dejara de perseguir las reales reivindicaciones del profesorado.

Sabemos pues la posición contante y sonante del MOVADEF: el de buscar la amnistía y reconciliación, es decir la reconciliación de las clases explotadas y sus explotadores. Desde esa línea política, influye en el CONARE-SUTEP, por lo que sus acciones empiezan a menguar y su forma de organización no logra ni puede abarcar a la mayoría del profesorado. Porque el profesor tanto de provincia como de Lima ha entendido durante años de sosiego forzado que sus derechos solo se conquistarán alzando su voz de protesta y batallando contra el gobierno de turno. Aquí pues, no cabe para nada los principios del MOVADEF, que incitaron finalmente a un grupo de dirigentes del CONARE a traicionar y vender huelgas de forma silenciosa. Por este motivo no podía agrupar a la mayoría sindical. No podía, por sus principios claudicantes, movilizar a las masas de maestros.

Solo en el 2017, se da a conocer los movimientos de base concentrados en los diversos Sindicatos Unificados de Trabajadores por la Educación Regionales (SUTER), y harían retumbar el Perú entero, con una huelga contundente, a la cual el gobierno respondería con violencia nefasta, por considerarlos ilegales, ya que para el gobierno es la facción de Patria Roja la que lidera el Sindicato. Varios profesores morirían, y pese a ello no claudicaron hasta lograr el compromiso de las autoridades en el cumplimiento de la mayoría de sus peticiones. Luego, se darían cuenta que han sido traicionados y que el gobierno no tenía palabra que respetar.

Ahora se manejan tres facciones. La que ha sido desenmascarada es Patria Roja. El CONARE, de forma más camuflada, participa dentro de los movimientos recientes, pero también se debería desenmascarar por lo menos a los grupos del CONARE que bregan por enlazarlos al conjunto, hoy oportunista que se viste de izquierda, MOVADEF, ya que no persiguen los intereses de las masas educadoras. Todo esto para que el Sindicato de los profesores tome más fuerza y puedan entender, en sus estudios, que el cambio de su situación económica-social no depende de gobiernos de turno, sino de la transformación de este sistema ya podrido hasta los huesos por un sistema mucho más justo y que sus movimientos, sus protestas, deben servir para ensanchar las ondas expansivas de una posible transformación social total.

Es inexorable que se atraviese una etapa de debates; etapa en que los sindicalizados deben permanecer alertas y fiscalizar cada instante las acciones de los dirigentes, a los cuales deberán exigir que formen cuadros que estudien las necesidades más importantes de los profesores, así como el estudio del problema en general: la educación.

Es indispensable cortar o romper tajantemente con dirigentes que caigan en oportunismo, sea de izquierda o de derecha. Debemos entender que los dirigentes reales emergerán de la lucha misma del sindicato y que serán perennizados de acuerdo a su constancia en la brega misma por los intereses de la mayoría. De no ser así, se caerá en burocratismo, en oportunismo y repetiremos la historia.

Que se fortalezca el estudio objetivo como de teorías políticas, con el fin de ir descubriendo en la realidad, la vigencia de la célebre frase de José Carlos Mariátegui: “No se puede democratizar la educación de un país, sin antes democratizar su economía y por ende su superestructura política” , lo que induce a luchar por una transformación total en todas las esferas de la sociedad y la política. Que esta nueva facción sirva pues para que todos confluyan en un solo frente de lucha y que esta lucha sirva para entender que se debe luchar por el problema general, que afecta muy profundamente a la sociedad: el problema de la educación.

VTv

CRÓNICAS

Sucesos de la política, batallas de los pueblos y experiencias cotidianas, reconstruidos en clave narrativa.

REPORTAJES

Explicando y documentando los acontecimientos-clave, y desmontando las patrañas del coro intelectual y mediático.

MUNDO

Información y puntos de vista sobre el mundo en que vivimos, y contra las tergiversaciones de los monopolios internacionales de la (des)información.

ECOLOGÍA

La Madre Tierra viene siendo destruida a marchas forzadas por el capitalismo y su globalización desbocada.

SOCIAL

El movimiento social peruano, su actual ascenso y perspectiva, apreciados desde abajo.

SOBERANÍA

Nos han robado el país y se lo vienen repartiendo entre vende patrias y poderes extranjeros ¿Qué hacer?

LITERATURA

La creación, la crítica y la teoría literaria en escena. La literatura universal y peruana que se está produciendo hoy y sus autores.

ECONOMÍA

La primordial actividad productiva, comercial, financiera (y especulativa), y sus conflictos cruciales.

TECNOLOGÍA

Nuevas tecnologías, su utilidad, su abuso y sus proyectos extremos. Las antiguas y remozadas creaciones humanas.

FILOSOFÍA

El debate doctrinario y filosófico retoma vuelos: Necesidad de esclarecimiento y toma de posición.

ARTE

Pintura, escultura, cine, música, danza, teatro, graffiti, canción urbana, arte de las prisiones, cumbia peruana, arte afroperuano, arte andino, aimara, selvático, etc.

CIENCIAS

El saber humano acumulado, los nuevos descubrimientos, la difícil construcción del conocimiento y su (mal) uso por el poder.

POLÍTICA

Ante el virtual derrumbe del carcomido sistema de partidos (bandas con inscripción en el JNE), es la hora de alternativas de cambio y transformación.

HISTORIA

Acerca de la Historia antigua y reciente, para conocernos quiénes somos y hacia dónde podríamos marchar.