Escribe: Alberto Manzanares
Domingo, 28 de Enero del 2018
Hoy, bien se ha dicho, a partir del acontecimiento del indulto, la vacancia de Kukzynski, no está en manos del fujimorismo, sino de este inmenso movimiento popular, digno y combativo.

UNO
Se vienen engrosando y fortaleciendo los contingentes que, en todos los órdenes de cosas, exigen un cambio profundo en el Perú. La manifestación del hartazgo generalizado hacia el Antiguo Régimen y su Constitución ha tenido su detonante con el Indulto a Alberto Fujimori.

Este último, el Indulto, ha sido el acontecimiento. Es decir, el hecho aparentemente fortuito que, agitado por corrientes subterráneas, emerge como el afilado ángulo de una poderosa roca flotante o iceberg. De manera que viene colisionando, cada vez con más fuerza, contra el sistema social y político y sus lacras que nos vulneran todos los días.

Muchos de quienes seguimos con atención la evolución política y social del Perú, entendíamos que algo ocurriría para poner sobre la mesa las cuestiones de fondo, continuamente veladas por el sistema a través de su prensa, y demás mecanismos distractivos y opiáceos.

Lo que no podíamos saber es exactamente cómo ni cuándo. El indulto, en sí mismo, era un asunto llevado y traído, manoseado desde el inicio del actual gobierno. Las izquierdas (salvo los de la amnistía y alistamiento), y las colectividades de Derechos Humanos, dijeron no.

En Túnez, aquello que se generalizaría en África del Norte para luego ser direccionado, ―tristemente―, hacia la llamada «Primavera Árabe», el acontecimiento fue la inmolación de un pequeño comerciante, al que habían arrebatado sus mercaderías. Entonces la pradera ardió.

DOS
En momentos dados, las masas suelen señalar a las distintas fuerzas organizadas que aspiran a comandarlos, por donde hay que ir. Se convierten en el guía que, a punta de caminar y abrir con su caminar trochas nuevas, conoce por donde es factible llegar.

Había ocurrido en el Ensayo General de 1905, cuando las masas populares crearon los Soviets o Consejos de obreros y soldados, en la Rusia revolucionaria.Construyeron así un poder paralelo, movilizador, combativo, luego de eventos terribles como el Domingo Sangriento. La naciente formación bolchevique, comprendió a cabalidad su potencial, un poco después. Aunque las circunstancias de entonces son muy distintas, la lección esta ahí.

Para el acontecimiento del indulto, se mezclaron los ingredientes de una determinada manera. Si bien fue el Frente Amplio de Marco Arana, quien presentó la iniciativa de la vacancia presidencial, con o contra su voluntad esta se enmarcaba sobre todo dentro de la respuesta del fujimorismo. El fujimorismo, por su lado, venia avanzando en copar instancias claves el Estado como en los viejos tiempos. Sin embargo, les había sido intervenido su local partidario, y les respiraba en la nuca la prisión preventiva (Kukzynski, sin duda, estaba detrás). En respuesta, la vacancia cobró veloz forma con la publicación de documentos comprometedores contra Kuczynski, guardados para la ocasión en la comisión Bartra.

El Ejecutivo y la mayoría legislativa pasaron así a contender de manera encarnizada. El fujimorismo golpeó en el bajo vientre y el gobierno se tambaleó. Keiko se jugaba a fondo. Pero en la Diroes Alberto, el patriarca del clan mafioso, se frotaba las manos (en tanto que el amigo de Puñete, iba entendiendo el juego de a pocos).

Fue admitida la demanda para la vacancia presidencial por una gruesa mayoría parlamentaria. Sectores de izquierdas que recogían la indignación de la calle, se orientaban por ahí, pero luego vino la reflexión.

TRES
Mao enseñaba que el avance y el triunfo están signados también por las relaciones tácticas con sectores democrático-burgueses. Y esto lo confirmaba. Las izquierdas, si bien en un momento dado impulsaron la vacancia, tenían que medir además quién aparecía como el más directo beneficiado.

Los sectores democrático burgueses (IDL, La República, No a Keiko, y otros), elevaron como su estandarte a Kuczynski (pero tapándole sus corrupciones, lo santificaron). En oposición frontal al golpismo fujimorista, se opusieron vigorosamente a la vacancia y le arrebataron a las izquierdas el liderazgo de las movilizaciones.

Sin embargo, la consigna de Kukzynski «La democracia está bajo ataque», fue también la primera plana de los oportunismos atrincherados en el diario UNO, sostenedores de primera hora del régimen del viejo lobista.

La debilidad de las izquierdas parlamentarias del que fuera el Frente Amplio se expresó no solo en su división que viene desde su II Congreso. En la marcha del día 20 de diciembre, una joven representante de Nuevo Perú, en la Plaza San Martín, no lograba articular un discurso que no fuese el mismo de los sectores democrático-burgueses: «No al golpismo», «defensa de la institucionalidad democrática». ¿No tienen unidad de ideas? Un poco antes Nuevo Perú había difundido, oficialmente, ni golpismo ni lobismo.

CUATRO
La vacancia fue superada y hubo jolgorio. El diario UNO ridiculizaba a Keiko y lanzaba por todo lo alto al nuevo político de fuste, Kenyi. Por fin creían haber quebrado al fujimorismo, a fin de ayudarle a sostenerse a PPK. Los entretelones que se hacían visibles desde la misma noche del debate y la votación, ya oscurecían ese triunfo pírrico y evidenciaban una zona oscura de componenda ¿Fue una sorpresa que diez votos del ala de Alberto Fujimori definieran la situación? Sí lo fue.

Eso señala que no se conocían todos los elementos en juego. No nos parece correcto que se diga que «ya se sabía lo del indulto». Del Indulto se sabía la voluntad de otorgarlo desde el primer día del gobierno. Pero lo que no se sabía era bajo qué condiciones podría darse, dado que quienes estuvieron en desacuerdo eran una fuerza actuante pugnando por impedirlo. Varias veces lo abortaron.

Nuevo Perú se abstuvo (opción válida, dado lo complejo e incierto del panorama); como pudo ser válida la posición de Arana. Pero a Nuevo Perú le llovieron los ataques. Como si la no vacancia la hubiese propiciado ellos y no la componenda de Kukzynski (para limpiarse de su corrupción y vacancia a la vista) y Alberto Fujimori (para salir en libertad).

Las aguas se fueron aclarando pero algunos razonamientos, no. «Sabían del indulto, por eso se abstuvieron», insistían los trollers que buscaban lapidar y beneficiarse de las controversias en las izquierdas. Es urgente diferenciarse y ver con claridad el panorama que se ha abierto para el pueblo.

CINCO
El Indulto a Alberto Fujimori aconteció mientras el común mortal o muchos peruanos repasaban el año que se iba. Mientras se reconocía las cuentas en rojo de otro año malo, pero reconfortados, como no, por tener cerca a los seres queridos y por estar vivos.

Y porque a pesar de todo, la Navidad tiene algo de instancia de tregua en este Territorio Comanche. Quizá, incluso, fuera el momento para oír villancicos cuzqueños o villancicos flamencos. Para ver alguna película basada en Charles Dickens o releer en silencio a la noble y martirizada Edith Stein. Menos Santa Claus, claro está (preferiríamos al Niño Saco de Papas).

Habían calculado, desde que los vientos cambiaron a nuestro favor, el pasaje directo al Mundial de Futbol como el momento más propicio. Eso no fue posible. La rueda del repechaje, fue larga e incierta. Entonces prepararon la emboscada del indulto, en medio de ese ambiente tan suave, tan ala, tan amor (C. Vallejo) de las Navidades.

SEIS
La noche de paz y amor, y de suaves bebidas y quizá algunos bocados agradables, se trocó en algo hondamente indigerible. Había que salir. «Nos aguaron la fiesta», debieron pensar esos jóvenes indignados.

Si a algo se parece la Navidad, además, es a una solemne oración a la vida, a una sonrisa suave y cordial que olvida agravios. Sin duda, ella nos remite, generosamente, a los que no están. A los seres que partieron, a los asesinados, a los desaparecidos, a los injustamente prisioneros, a los torturados, a los que están lejos, a La Cantuta, Barrios Altos, a quienes envejecen y mueren clamando justicia.

El Indulto y gracia presidencial a uno de los más perversos verdugos del Perú contemporáneo fue un ataque directo al corazón de estos valores. Una embestida contra estos jóvenes, no curtidos en hechos consumados, que se volcaron nuevamente a las calles e iniciaron el acontecimiento.

Pero tal indulto insultante ha significado también el desengaño profundo de sectores democráticos sobre sus emblemas políticos, vestidos de ejecutivos exitosos, bonachones y sonrosados. El lado que estos ocupan ha probado ser, ante sus ojos, la superficie de la misma vieja barca donde todo se vende y se compra, incluso la palabra empeñada, los compromisos y los juramentos.

Hoy, bien se ha dicho, a partir del acontecimiento del indulto, la vacancia de Kukzynski, no está en manos del fujimorismo, sino de este inmenso movimiento popular, digno y combativo. Y esta también en sus manos, la posibilidad de luchar por empezar a recuperar y reconstruir el Perú desde sus cimientos.

Por eso nos esperan duras batallas: la del 30E es una de ellas.

VTv

CRÓNICAS

Sucesos de la política, batallas de los pueblos y experiencias cotidianas, reconstruidos en clave narrativa.

REPORTAJES

Explicando y documentando los acontecimientos-clave, y desmontando las patrañas del coro intelectual y mediático.

MUNDO

Información y puntos de vista sobre el mundo en que vivimos, y contra las tergiversaciones de los monopolios internacionales de la (des)información.

ECOLOGÍA

La Madre Tierra viene siendo destruida a marchas forzadas por el capitalismo y su globalización desbocada.

SOCIAL

El movimiento social peruano, su actual ascenso y perspectiva, apreciados desde abajo.

SOBERANÍA

Nos han robado el país y se lo vienen repartiendo entre vende patrias y poderes extranjeros ¿Qué hacer?

LITERATURA

La creación, la crítica y la teoría literaria en escena. La literatura universal y peruana que se está produciendo hoy y sus autores.

ECONOMÍA

La primordial actividad productiva, comercial, financiera (y especulativa), y sus conflictos cruciales.

TECNOLOGÍA

Nuevas tecnologías, su utilidad, su abuso y sus proyectos extremos. Las antiguas y remozadas creaciones humanas.

FILOSOFÍA

El debate doctrinario y filosófico retoma vuelos: Necesidad de esclarecimiento y toma de posición.

ARTE

Pintura, escultura, cine, música, danza, teatro, graffiti, canción urbana, arte de las prisiones, cumbia peruana, arte afroperuano, arte andino, aimara, selvático, etc.

CIENCIAS

El saber humano acumulado, los nuevos descubrimientos, la difícil construcción del conocimiento y su (mal) uso por el poder.

POLÍTICA

Ante el virtual derrumbe del carcomido sistema de partidos (bandas con inscripción en el JNE), es la hora de alternativas de cambio y transformación.

HISTORIA

Acerca de la Historia antigua y reciente, para conocernos quiénes somos y hacia dónde podríamos marchar.