Escribe: Alberto Manzanares
Viernes, 25 de Enero del 2019
Sigue en un pétreo 63% y, paradójicamente, su gobierno tiene el 35 % de aprobación. La perspectiva de MV es sombría. Los medios, legalmente aceitados, crearon esta nueva pompa de jabón.

UNO
La encuestadora estrella que ha catapultado a Martín Vizcarra, fue la misma que preparó el golpe de abril 92. Y la misma que jugó por el referéndum para instaurar la Constitución de 1993: Ypsos.

Cada encuesta, donde supuestamente opinaba el pueblo, era el preludio de un nuevo capítulo turbio del régimen fujimorista. La prensa, alquilada en la salita del SIN, difundía la encuesta y orquestaba todo de manera tremebunda, como ahora, hasta convertir en verdadero aquello que no era sino la pura repetición del mensaje.

Como el de ahora, Alberto Fujimori apuntó en su mensaje del 5 de abril, contra la “clase política corrupta”. Como el de ahora, fue “enemigo acérrimo” del Parlamento que no estuviera bajo su control. Al igual que Vizcarra, se posicionó como interlocutor válido del pueblo. Cada salida a la calle era un “baño de multitud”. Y sonara o tronara, sus cifras se mantenían, como ahora, en la estratósfera.

Fujimori apuntaba a ganar el fervor popular, como Vizcarra, a causa de su carencia de partido. Y, como éste, el objetivo de fondo de Fujimori era la implementación del programa neoliberal, en medio de una aguda contienda de facciones, aunque bajo el mismo amo.

Fujimori usaba el espionaje, los operadores militantes como mastines, y los tránsfugas. Compraba tránsfugas. Vizcarra, utiliza el espionaje con un ministro que fuera agente del GEIN. Tiene operadores remunerados, mercenarios que bajo el membrete de “consultores”, saltan como muñecos de resortes, a los medios, a saturar la escena. Y ha creado en corto tiempo bandadas de tránsfugas domados, al amenazar con el cierre del Congreso.

Alberto Fujimori venía, además, con el apoyo de las izquierdas legales. Ellas, como ahora, lo calificaron como un pujante y honesto representante de la clase media. Anduvieron un corto periodo en los ministerios y asesorías, como hoy, hasta que el inquilino de Palacio decidió echarlos. Solo entonces se convirtieron en la oposición intransigente al fujimorismo que hoy conocemos. ¿Hoy, cómo están las cosas?

DOS
Es útil esta rápida comparación, para quienes fungen de combatientes antifujimoristas. No reparan que su admirado e intocable Martin Vizcarra, viene echando mano de la utilería fujimorista de los 90.

En principio, los enemigos públicos número uno, son “los corruptos”. Y las izquierdas en general y las parlamentarias en particular, incapaces de proponer agenda íntegra, de ir contra la corriente, de realizar docencia en las masas, le siguen a pie juntillas. Y desde esa lucha, incuestionable en sí misma, pero insuficiente y unilateral por sí sola, que Vizcarra no inventó, sino que se aupó a ella, sin embargo, busca pasar bajo cuerda: sapos, alacranes y serpientes.

Tomemos un caso para demostrar la impostura de esta lucha que el Ejecutivo pretende estar liderando. Pongamos, otra vez, el caso de la Interoceánica. Mediante tramposas adendas, Odebrecht infló las obras de US$ 1,000 millones a 4,000 millones. El asunto aquí era embargar, encarcelar y juzgar a Odebrecht y sus funcionarios, para que devuelva lo robado (unos US$ 3,000 millones) . Con ello debía ponérseles condiciones para que hablen y se encarcele a los gobernantes, funcionarios que sirvieron a ese juego.

La ex procuradora Katherine Ampuero y Yenni Vilcatoma lo sugirieron desde un inicio. Pero la maquinaria de Odebrecht, sobre todo vía La República, El Comercio, IDL-Reporteros desplegó una fiera campaña para pintar tal estrategia como un plan opuesto a la lucha contra la corrupción. Ampuero fue retirada del cargo, y entonces nadie se arañó ni pidió marchas.

Pues bien, el resultado y desenlace de esta estrategia oficial está en el Pre acuerdo con Odebrecht, de Ramírez-Vela-Pérez. Se trata de otro mamarracho, de los tantos que nos viene regalando el periodo transitorio de Vizcarra. Mamarracho, que Gustavo Gorriti salió a defender un día, para desaparecer y hacerse humo al día siguiente.

Preacuerdo que IDL-Reporteros ya había difundido, glosado y maquillado convenientemente el mismo día que fuese acordado (8/12/2018) a espaldas de los peruanos. Ahí ponían el parche diciendo: “significará, si no es saboteado, un torrente informativo que romperá los diques del encubrimiento, llevará la justicia a todo nivel y enfrentará a todo bribón hasta hoy impune con las consecuencias de sus hechos”.

Con el documento en mano, ahora ya sabemos que eso era desinformar. Era edulcolar un acuerdo contra los intereses nacionales que protege y beneficia a Odebrecht, y prepara la impunidad de Vizcarra, PPK, Humala, Toledo, Villarán, Club de la Construcción, etc.

TRES
El objetivo de tal Pre acuerdo no ha sido reparar al país en términos económicos y resarcir en términos morales y judiciales ejemplarizadores. Todo se ha circunscrito a encarcelar, selectivamente, al coimeado. Y todo en aras de una supuesta purificación moral del Perú, del logro definitivo de la verdad y el empoderamiento de los honestos e impolutos.

Por un lado, no solo difuminan la agresión económica y corruptora de un país vecino a través de sus empresas. Sino que lo trasmutan, con maña perversa, en un par de cabezas rodantes bajo el cadalso, para vender la imagen de que se han sacudido de la mugre que los envuelve a todos.

Así, comprobamos que el objetivo inmediato de la llamada lucha contra la corrupción, relativa al affaire Odebrecht, ha sido preservar al gigante brasileño. Cuidarlo, protegerlo, amamantarlo y reciclarlo. Es que se trata de la nave nodriza de los negocios de Vizcarra, PPK; y fuente de información y delación que podría taparlos a ellos mientras hunde a sus adversarios.

Tal negociación pretende, a todas luces, cubrir a la otra facción involucrada en la corrupción. Esto es, a la que hoy controla la prensa y la agenda política de la mano del gobierno de Martin Vizcarra: PPK, Humala, Villarán, Club de la Construcción, grupo El Comercio, La República. ¿En qué lugar quedan los fiscales, Vela y Domingo Pérez, luego de este Pre acuerdo lesivo a los intereses nacionales? Junto a Martín Vizcarra están, pues, mostrándose tal cual son. Su juego, empieza a desmoronarse.

CUATRO
La lucha contra la corrupción y contra los corruptos debe seguir. Pero no puede ser el escudo y la cobertura con que Martin Vizcarra imponga entre las sombras: 1) La aceptación del Acuerdo migratorio de la ONU. 2) La imposición de la Ley de la “competitividad”, que enmascara el barrimiento de lo que queda de derechos laborales 3) Su alineamiento sin chistar con la política intervencionista de EE. UU en Venezuela.

Ahora, más que antes, Martín Vizcarra está incapacitado para librar esta lucha. Ni siquiera tiene las credenciales para emboscar en ella la defensa del programa neoliberal. Fujimori, aunque taimado y sin escrúpulos, enfrentó una situación trágica y critica de gran magnitud, y avanzo en su plan. Vizcarra, traído por el azar, despliega una mala comedia cuando el neoliberalismo tocó fondo. Y se nos revela como un falsario de mala ley.

Está desautorizado para la proclamada lucha contra la corrupción, porque él mismo ha sido socio de Odebrecht y de Graña&Montero y lo ha ocultado. Porque ha ejercido cargos públicos mientras seguía gerenciando sus empresas adscritas al consorcio Conirsa, que encabezaba Odebrecht. Y porque ha mentido con persistencia y cinismo, confiado en que tiene a la gran prensa dispuesta a taparle sus desmanes, al haberla comprado con la Ley de publicidad estatal.

Aquí, sin duda, Alberto Fujimori le quedó chico. Porque éste direccionó bajo las sombras de la salita del SIN a La Chuchi, El Chino, Panamericana, America TV y un poco más. Vizcarra, en cambio, los ha comprado con dineros públicos a todos: Desde el Diario UNO hasta La República. Desde El Comercio hasta El Trome. Desde América hasta Latina. Desde RPP hasta ATV.

Los grandes y pequeños medios seguían ayer los garrapateos manuscritos que desde el SIN hacían Vladimiro y Borobio (argentino). Hoy la gran prensa de todos los matices, siguen precisas directivas y leen el telepromter que se diseña en Palacio de Gobierno. Ahí se dispone qué tema tocar u omitir, que adjetivo colocar, a quién lapidar, generando un cargamontón sofocante y monocorde. Y una orquestación diaria y sistemática que pisotea el derecho a ser informados con veracidad.

Hoy más que nunca, el movimiento popular y sus fuerzas de vanguardia, deben poner las cosas en su sitio, y plantear una agenda política íntegra. A Vizcarra y su séquito se les viene cayendo su careta. El tiempo empezó a jugarles en contra.

VTv

CRÓNICAS

Sucesos de la política, batallas de los pueblos y experiencias cotidianas, reconstruidos en clave narrativa.

REPORTAJES

Explicando y documentando los acontecimientos-clave, y desmontando las patrañas del coro intelectual y mediático.

MUNDO

Información y puntos de vista sobre el mundo en que vivimos, y contra las tergiversaciones de los monopolios internacionales de la (des)información.

ECOLOGÍA

La Madre Tierra viene siendo destruida a marchas forzadas por el capitalismo y su globalización desbocada.

SOCIAL

El movimiento social peruano, su actual ascenso y perspectiva, apreciados desde abajo.

SOBERANÍA

Nos han robado el país y se lo vienen repartiendo entre vende patrias y poderes extranjeros ¿Qué hacer?

LITERATURA

La creación, la crítica y la teoría literaria en escena. La literatura universal y peruana que se está produciendo hoy y sus autores.

ECONOMÍA

La primordial actividad productiva, comercial, financiera (y especulativa), y sus conflictos cruciales.

TECNOLOGÍA

Nuevas tecnologías, su utilidad, su abuso y sus proyectos extremos. Las antiguas y remozadas creaciones humanas.

FILOSOFÍA

El debate doctrinario y filosófico retoma vuelos: Necesidad de esclarecimiento y toma de posición.

ARTE

Pintura, escultura, cine, música, danza, teatro, graffiti, canción urbana, arte de las prisiones, cumbia peruana, arte afroperuano, arte andino, aimara, selvático, etc.

CIENCIAS

El saber humano acumulado, los nuevos descubrimientos, la difícil construcción del conocimiento y su (mal) uso por el poder.

POLÍTICA

Ante el virtual derrumbe del carcomido sistema de partidos (bandas con inscripción en el JNE), es la hora de alternativas de cambio y transformación.

HISTORIA

Acerca de la Historia antigua y reciente, para conocernos quiénes somos y hacia dónde podríamos marchar.