Escribe: Alberto Manzanares
Lunes, 30 de Abril del 2018
Un texto urgente y de homenaje al proletariado peruano, en clave mariateguiana, por este 1° de Mayo.

UNO
Del: Día del proletariado internacional al "Día del trabajador", los sectores dominantes sueñan con convertirlo ahora en el "Día del Colaborador". No cesa la ofensiva para despojar a la clase obrera de sus referentes, sus símbolos, y ahora de su lenguaje.

Por eso es oportuno que repasemos algo de la historia nuestra, que refresquemos nuestra memoria. 89 años han transcurrido desde la histórica Admonición del 1° de mayo por José Carlos Mariátegui. Fue publicada en la revista Labor y está recogida en uno de sus libros clásicos y póstumos: Ideología y política (Biblioteca Amauta, 1986, pág. 117-118).

En este llamado se detectan problemas y se llama a corregirlos. Mariátegui empieza enfatizando que si bien la celebración se originó en la lucha de los obreros de Chicago (1886), el hecho de que a posteriori el proletariado mundial viviera nuevas jornadas tanto de luto como de gloria, llevó a que no se la circunscribiera a una sola efeméride.

El Amauta destaca el inicio de la experimentación del socialismo, desde 1918, luego de la victoria de la Revolución de Octubre. Es desde la naciente URSS donde el 1° de mayo se establece como celebración nacional, y se la proyectará como celebración mundial en la III Internacional.

DOS
En los años 20 del siglo pasado, el movimiento comunista internacional y el movimiento obrero revolucionario en ascenso constituían, en lo fundamental, un único proceso. La clase obrera, lo constata el Amauta, había alcanzado su mayoría de edad. En sus luchas, a escala planetaria, acrecentaba su capacidad para construir un orden nuevo.

Realiza esta observación acerca de la Italia dominada por el fascismo, y el fuerte y desafiante simbolismo que contenía la celebración del 1° de mayo:

«En su celebración coinciden las avanzadas del proletariado de los cinco continentes. En ese hecho reside su mayor significación revolucionaria. Lo sienten bien los nacionalismos reaccionarios cuando, como el fascismo, en Italia, se empeñan en proscribir esta fecha del sentimiento de la clase trabajadora. Empeño inútil, porque nada dará un carácter más religioso y profundo a la conmemoración del 1° de mayo en el espíritu de cada obrero, que la persecución y condenación reaccionarias».

TRES
Pero además de condensar en pocos párrafos el panorama del proletariado y de su lucha, Mariátegui, de inmediato fija su mirada en el Perú. Empieza llamando a desterrar las celebraciones mecánicas (o rituales) y dolientes. El proletariado, sostiene, debe construir su camino día a día. No una vez al año. Se observa en su Admonición de 1929 la urgencia de poner el acento en el trabajo de organización.

Desde 1925 y 1927 estaba su propuesta de construir una central que aglutine al proletariado peruano, considerando la diversidad de sus escuelas y matices. Más atrás aun, en 1924, en «El Obrero textil«, Mariátegui había llamado al Frente Único. Entonces la legión del proletariado estaba separada en matices libertarios (anarquistas), reformistas y revolucionarios. No alcanzaba la multiplicidad variopinta de ahora. En 1929, en la Admonición, está señalando con preocupación el limitado avance alcanzado. Dice que «cada 1º de mayo representaría muy poco si no señalara una etapa en su propia lucha por el socialismo». Y se pregunta: « ¿Cuáles han sido los resultados y la experiencia de la acción desarrollada». « ¿Cuáles son las tareas del porvenir?»

Desde entonces va a centrarse en crear la central obrera. Y va a llevarla a su consecución, con sus estatutos, sus principios. Además de la problemática obrera, queda estampada su concepción del problema campesino, el problema indígena, la inmigración, las leyes sociales.

Mariátegui se plantea el problema de la legalidad en cuanto a la CGTP, su unificación nacional, etc. Se propondrá la fundamental cuestión de la auto-educación obrera. E inmediatamente trazará la necesida de la prensa. Y a ella sigue toda una preocupación para organizar los diversos frentes de masas. Maestros, trabajadores públicos, etc.

Hay, además, una marcada preocupación del Amauta, por vincular la acción del proletariado peruano, a los eventos y Congresos del proletariado mundial.

CUATRO
La larga experiencia de 89 años de lucha del proletariado peruano, de avances y retrocesos, desde la Admonición, está para ser cribada. Se combinan la necesidad de resolver problemas doctrinarios, de dirección, de organización. En suma, hay necesidad de balance. Esta es una tarea colectiva urgente, una necesidad que rebasa nuestras fronteras. De ahí habrán de desprenderse con mayor claridad las tareas presentes y futuras.

Desde esa reflexión crítica y orientadora del Amauta, es necesario que nos planteemos algunas cuestiones de nuestro presente. Son varias y de diversa complejidad: 1) De qué modo existe y combate la clase obrera. 2) La cuestión de clase en sí y clase para sí. 3) Pueblos originarios (andinos, aimaras, amazónicos) y clase obrera 4) el socialismo como sistema alternativo ante la crisis general del sistema mundial del capitalismo. 5) el pensamiento de Mariátegui, como la más alta expresión creadora del marxismo en América y en el Perú.

Sólo por bosquejar uno de los problemas: En algunas voces intelectuales, «ya no existe la clase obrera». Y en ciertos radicales pequeñoburgueses que están en modo retroceso, «ya no existen las clases».

Desposeído de derechos, de horas libre para pensar, formarse, discutir sus problemas, organizarse; el obrero sale de su centro de trabajo para ser ya no un obrero, un creador de riqueza, un explotado, sino un consumidor; un ser sin memoria ni historia y sin sueños. Y ,encima, es alguien a quien le gritan que no existe, que es un desparecido más en este país de tumbas ocultas y sin nombres.

Más aún, en este ataque diversificado, han aparecido novísimas teorías donde su existencia como fuerza productora, no es ni puede ser fuente de contradicción elevada al plano político y del poder. Y, de modo lapidario, sostienen que la clase obrera como sujeto histórico, ya murió. Es cierto que no podemos circunscribir la lucha al terreno económico, ni a la acción obrera. En el Perú, mucho menos. Pero el proletariado, elevándose desde sus formas organizativas y de lucha más elementales, tiene mucho que decir en la lucha agonística para construir un mundo nuevo.

CINCO
La clase obrera, remarquémoslo, existe hoy más que nunca en el mundo. Millones de asalariadas y asalariados trabajan y luchan en Bangladesh, Gamarra, trágicamente en Las Malvinas, Shangai, El Porvenir, Tokio.

Existe y crece el ejército mundial del proletariado en rubros insospechados. Es tarea elaborar teóricamente, marxistamente, de qué manera existe la clase obrera hoy, acrecentada en número ―no desaparecida― de la mano de nuevas modalidades de explotación. Como siempre, los dogmato-oportunistas, se espantarán, farisaicamente, ante este aserto y planteamiento de la cuestión.

Según estadísticas, hoy la clase obrera constituye una fuerza gigantesca de unos 2,000 millones de seres humanos, donde el elemento femenino es creciente y, creemos, ha de tener un papel decisivo. Pero la clase obrera es hoy, fundamentalmente, clase en sí.

Está debilitada en su organización, se ha difuminado su potente formación doctrinaria (nuevos y antiguos problemas no son aún debidamente dilucidados, lo que atenta contra su unidad y avance; aparte del papel socavador de los oportunismos capituladores). Y su lucha, básicamente, se ha reducido al plano económico.

En torno a un mayor despertar de su acción combativa, debe volver a asimilar, aglutinar al elemento teórico y político para que su lucha vuelva a elevarla de clase en si a clase para sí.

VTv

CRÓNICAS

Sucesos de la política, batallas de los pueblos y experiencias cotidianas, reconstruidos en clave narrativa.

REPORTAJES

Explicando y documentando los acontecimientos-clave, y desmontando las patrañas del coro intelectual y mediático.

MUNDO

Información y puntos de vista sobre el mundo en que vivimos, y contra las tergiversaciones de los monopolios internacionales de la (des)información.

ECOLOGÍA

La Madre Tierra viene siendo destruida a marchas forzadas por el capitalismo y su globalización desbocada.

SOCIAL

El movimiento social peruano, su actual ascenso y perspectiva, apreciados desde abajo.

SOBERANÍA

Nos han robado el país y se lo vienen repartiendo entre vende patrias y poderes extranjeros ¿Qué hacer?

LITERATURA

La creación, la crítica y la teoría literaria en escena. La literatura universal y peruana que se está produciendo hoy y sus autores.

ECONOMÍA

La primordial actividad productiva, comercial, financiera (y especulativa), y sus conflictos cruciales.

TECNOLOGÍA

Nuevas tecnologías, su utilidad, su abuso y sus proyectos extremos. Las antiguas y remozadas creaciones humanas.

FILOSOFÍA

El debate doctrinario y filosófico retoma vuelos: Necesidad de esclarecimiento y toma de posición.

ARTE

Pintura, escultura, cine, música, danza, teatro, graffiti, canción urbana, arte de las prisiones, cumbia peruana, arte afroperuano, arte andino, aimara, selvático, etc.

CIENCIAS

El saber humano acumulado, los nuevos descubrimientos, la difícil construcción del conocimiento y su (mal) uso por el poder.

POLÍTICA

Ante el virtual derrumbe del carcomido sistema de partidos (bandas con inscripción en el JNE), es la hora de alternativas de cambio y transformación.

HISTORIA

Acerca de la Historia antigua y reciente, para conocernos quiénes somos y hacia dónde podríamos marchar.