Escribe: John Angeles Cotillo
Miercoles, 01 de Agosto del 2018
JNL es ganador del primer puesto en el concurso de narrativa (cuento) quechua “WILLAKUY” 2018 de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Junior Núñez Lefoncio, es integrante de la Asociación de Escritores de Ayacucho (AEDA), joven escritor de 23 años, nació en el centro poblado de Cocas distrito de Vilcanchos, Víctor Fajardo – Ayacucho. Luego de concluir la secundaria, ingresó a la Universidad Nacional “La Cantuta” y por cuestiones económicas tuvo que abandonar sus estudios y regresar a Ayacucho. Persistiendo desde las dificultades ingresó a la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga UNSCH y cursa actualmente el tercer año de Ciencias de la Comunicación.

J.A.C: Has ganado el primer premio el concurso quechua con el cuento UPA TANKAYLLU, muchas felicitaciones por ellos y la pregunta justo va referido al tema ¿qué implica para ti este éxito obtenido?
J.N.L: Me incentiva más a seguir con lo que considero es un talento, me refiero a escribir, a mi dedicación a la literatura, otra cuestión es que me hace sentir orgulloso de tener como lengua materna el quechua, la lengua de mis padres, de mí pueblo.

J.A.C: ¿Algún hecho anecdótico al momento de recibir el premio en lima?
J.N.L: Si, realmente a Lima no he viajado mucho y de alguna manera necesitaba de quienes me guíen, por lo mismo me ayudaron mi tío y mi hermana que radican en la capital, cuando nos dirigíamos a la universidad con toda la expectativa de llegar a la premiación, nos cruzamos con un desfile escolar y pensábamos que llegaríamos tarde, en Lima con el tráfico tan caótico, la distancia, todo se hace difícil, pero logramos llegar a tiempo.

J.A.C: Muchas veces se ha afirmado sobre la posible desaparición del quechua, sin embargo, el quechua está persistiendo tercamente, ¿como ves la realidad del idioma y si consideras que La literatura quechua es también un espacio desde el cual luchar por su vigencia?
J.N.L: Yo creo que el quechua es un idioma que persiste, que se rehúsa a desaparecer y la literatura es un medio desde el cual se lucha por revalorarla y que haya concursos y premiaciones también son una motivación. Hasta hace pocos años el quechua era una lengua prohibida, donde todo empujaba solo a hablar el español como una lengua exclusiva, el quechua era un idioma del cual avergonzarse, eso lo he vivido yo mismo. Pero hoy todo eso está cambiando para bien, hasta en la misma universidad podemos conversar en quechua con otros compañeros que provienen de distintas provincias, reencontrarnos en el quechua nos hace sentir como en casa, como en nuestro pueblo. Frente a este tema considero que todos los educadores deberían fomentar el habla quechua, esta bien estudiar el español u otros idiomas, pero no debe olvidarse la lengua materna.

J.A.C: Una pregunta necesaria, porque puede ser la inquietud de quienes quieren dedicarse a la literatura, ¿cómo nace tu dedicación a escribir?
J.N.L: A veces yo mismo busco en mí esa respuesta, quisiera entender mejor en que momento me decidí a escribir. Solo puedo decir que mi familia pasaba momentos difíciles por la situación de la violencia en el país. Pero también momentos difíciles en la propia familia, en la primaria a mi corta edad buscaba entender y salir de los problemas, un profesor me motivo mucho a la lectura, me daba a entender que ahí encontraría la solución de cualquier problema, era el profesor Wenceslao Arimana Peralta (un profesor que me marco por su calidad de docente, por ello aún recuerdo su nombre). Te cuento que a mi corta edad mi familia decidió ir a la tierra de mi madre este cambio fue muy dramático en mi vida, me sentí excluido, y me sentí como un Paco Yunque, eso me genero resentimiento con mis padres y rencor contra mis compañeros debido al bullying que vivía (el termino bullying no era conocido aun, pero era el mismo problema). Fue así que empecé a aprovechar mi soledad y me iba a las orillas del rio y ahí plasmaba algo así como un diario, a los 8 años ya tenia unas pequeñas cuartillas, cuando pase a la secundaria escribía en las ultimas paginas de los cuadernos, hasta que un profesor encontró mis escritos y me preguntó ¿quién escribió esto?, solo le respondí que lo había copiado y me dijo que le averigüe el nombre del autor porque quería comprar el libro, nunca le lleve una respuesta. Cuando acabé la secundaria quemé todos mis escritos porque era una forma de romper con el pasado y de dar un nuevo inicio a la vida. Me fui a la capital para estudiar, una de las cosas que hice al llegar a esta ciudad es recordar y olvidar las cosas difíciles que había pasado, pero mientras más quería olvidar más recordaba, así es que empecé a escribir y de esa manera lograba sentirme mejor conmigo mismo, en este contexto fui descubriendo que lo que venía haciendo era poesía, literatura. Regresando a Ayacucho contacté con la AEDA, mi participación ahí y mi madurez me daba un nivel de conciencia y es donde ya empiezo a darle un valor a mi trabajo cosa que antes no hacía.



J.A.C: Te conocí escribiendo poesía y en el transcurso de 2 años he podido ser testigo de tus avances en esta labor, ¿cómo el salto de la poesía a la narrativa o por donde comenzaste, la poesía o la narrativa?
J.N.L: Yo empecé escribiendo poesía, pero mas o menos en cuarto año de secundaria quise plasmar ya una historia y como todo joven, era una historia de amor. Yo era tímido, un poco huraño, pero quería una historia diferente de mí, un yo diferente. Me puse a escribir, aún recuerdo el título” EL AMOR EN OTROS TIEMPOS” este trabajo también se fue al fogón con las demás cuartillas, de los cuales pude rescatar 2 páginas, un escrito realizado en máquina de escribir. De ahí he tenido más escritos narrativos, pero considero falta trabajarlos para pensar en una publicación. Lo que sí puedo afirmar es que es la poesía la que me atrapa, mi dedicación mayor es a este género literario.

J.A.C: ¿Y qué es la poesía para ti?
J.N.L: Hay diferentes visiones, pero para mí la poesía es la expresión más íntimas, más verás de uno mismo, la poesía es el espacio donde uno puede dar todo lo que tiene, lo que siente, lo que quiere. Por ser bella siempre la buscas y por ser íntima siempre está contigo, la poesía puede ser cualquier ente que te haga soñar, amar, un ente del diario vivir, en sencillas palabras: poesía es uno mismo. En relación a la poesía debo decir también que uno termina enamorándose de lo que hace y para mí, hacer poesía es un acto de amor tan fuerte que si un día la dejo sería como morir, la poesía es mi alma, mi existencia, mi forma de ser.

J.A.C: ¿Qué proyectos tienes en mente Junior?
J.N.L: Primero te digo que, para un escritor, tener 23 años es ser un niño, tener 50 años para muchos oficios, ya eres alguien que debe estar preparándose para el retiro, pero para la literatura en esta edad todavía estás en la plenitud. Digo esto porque creo que me falta mucho por recorrer, por aprender y trabajar en este campo. Por ahora tengo en mente la publicación de mi primer libro de poesía y comentarte que en la UNSCH este mismo cuento premiado en UNMSM ocupó el segundo puesto y lo publicarán en el semestre que viene.

J.A.C: ¿Cuáles son tus referentes en la literatura, a quienes admiras, a quienes leíste?
J.N.L: A ojo cerrado, Cesar Vallejo en mi niñez, hasta quise ser como él, admiro mucho a Onetti, aunque antes que a Onetti a José María Arguedas, uno cambia al leerlo y revalora lo suyo, te acerca a la cosmovisión andina, me influyó mucho en la narrativa. Luego leí a Baudelaire, a Neruda, Martín Adán, Scorsa, Rubén Darío. También influyó mucho en mi Ciro Alegría Bazán, también me viene a la mente Benedetti, Juan Rulfo y Julio Cortázar. En escritores ayacuchanos no puedo dejar de mencionar al profesor José Antonio Sulca Effio, Víctor Tenorio García y Osman del Barco.

J.A.C: En la actualidad te encuentras estudiando ciencias de la comunicación ¿cómo llevas el estudio con la literatura?
J.N.L: Bueno, como ciencias de la comunicación esta relacionada a la escritura, creo que mas bien se complementa y mis estudios potencian mi deseo de escribir, el hacer ensayos y crónicas me ayuda mucho a la literatura, creo son un buen complemento.

J.A.C: ¿De qué trata tu cuento con la que ganaste el premio y en qué te inspiraste?
J.N.L: Me gusta bailar el waylía, es un baile grupal que se realiza en diciembre en relación a la navidad, ya acercándose a la fecha se prenden las ganas de bailar y de competir, y uno está a la búsqueda de melodías y esto nos lleva a upa tankayllu un arpista que había sido un familiar nuestro, el cuento trata de él, un arpista espectacular y muy famoso. En la cosmovisión andina un talento demasiado destacado es relacionado con las artes oscuras, algo así como que sobrepasa lo humano y esta relacionado con el demonio, mis padres me contaban sobre él y eso está plasmado en mi cuento.

J.A.C: Flaubert, decía que “escribir es una manera de vivir”, tú consideras lo mismo?
J.N.L: Si, para un escritor escribir es como aumentar la vida, Flaubert tenía toda la razón, en las obras que escribimos vivimos otra vida, nos permite soñar, creer, así nos convertimos en inmortales, en los personajes vivimos para siempre y vivimos muchas vidas a través de las historias que narramos.

J.A.C: En estos momentos el Perú atraviesa una situación muy compleja por la situación de la corrupción que se ha destapado y una crisis casi generalizada, ¿crees que los artistas deben cumplir una labor de lucha frente a tales situaciones?
J.N.L: Claro que sí, los literatos o artistas en general son los indicados para hacer denuncias, los escritores son una voz potente y deben manifestarse frente a casos como la corrupción que vivimos hoy en día. Hay mucha experiencia de escritores que se han manifestado frente a hechos que causan indignación en el país.

J.A.C: ¿finalmente, cuál sería tu recomendación para los que desean dedicarse a la literatura?
J.N.L: Escribir, entregarse al talento que tienen, escribir, escribir y escribir y valorar lo que hacen, algunos solo escriben para un concurso, creo que escribir es más que eso, es algo que se convierte en parte de tu vida y debes valorarla y potenciarla como si fuera tu vida misma.

Extraído de: Diario "La Calle" - Ayacucho, con el permiso de su autor.

VTv

CRÓNICAS

Sucesos de la política, batallas de los pueblos y experiencias cotidianas, reconstruidos en clave narrativa.

REPORTAJES

Explicando y documentando los acontecimientos-clave, y desmontando las patrañas del coro intelectual y mediático.

MUNDO

Información y puntos de vista sobre el mundo en que vivimos, y contra las tergiversaciones de los monopolios internacionales de la (des)información.

ECOLOGÍA

La Madre Tierra viene siendo destruida a marchas forzadas por el capitalismo y su globalización desbocada.

SOCIAL

El movimiento social peruano, su actual ascenso y perspectiva, apreciados desde abajo.

SOBERANÍA

Nos han robado el país y se lo vienen repartiendo entre vende patrias y poderes extranjeros ¿Qué hacer?

LITERATURA

La creación, la crítica y la teoría literaria en escena. La literatura universal y peruana que se está produciendo hoy y sus autores.

ECONOMÍA

La primordial actividad productiva, comercial, financiera (y especulativa), y sus conflictos cruciales.

TECNOLOGÍA

Nuevas tecnologías, su utilidad, su abuso y sus proyectos extremos. Las antiguas y remozadas creaciones humanas.

FILOSOFÍA

El debate doctrinario y filosófico retoma vuelos: Necesidad de esclarecimiento y toma de posición.

ARTE

Pintura, escultura, cine, música, danza, teatro, graffiti, canción urbana, arte de las prisiones, cumbia peruana, arte afroperuano, arte andino, aimara, selvático, etc.

CIENCIAS

El saber humano acumulado, los nuevos descubrimientos, la difícil construcción del conocimiento y su (mal) uso por el poder.

POLÍTICA

Ante el virtual derrumbe del carcomido sistema de partidos (bandas con inscripción en el JNE), es la hora de alternativas de cambio y transformación.

HISTORIA

Acerca de la Historia antigua y reciente, para conocernos quiénes somos y hacia dónde podríamos marchar.