Escribe: Alberto Manzanares
Domingo, 26 de Agosto del 2018
A la gran bandera, ¡Luchar por una Nueva Constitución!, el establishment, cuya cabeza política es ahora Martín Vizcarra, le contrapone los parches constitucionales, dando paso a la distracción y la mecida.

UNO
Anunciado este 28 de julio el Referéndum propuesto contiene cuatro temas: Reforma Judicial, bicameralidad, financiamiento de partidos, no reelección de congresistas. Ni bien culminó el Mensaje, la gran prensa lo convirtió en un milagro de la política, en la panacea de todos los males y en la Anunciación del nacimiento del cordero bajo estrellas titilantes.

Salvo el fujimorismo, medio mundo de la política y casi toda la prensa concentrada, saludó las agallas de Martín. Qué bien, magnifico, tres bien, qué gran jugada política. No había que discutir qué mosca le pico a Martín, sino cómo habrían de implementarse tan magnas iniciativas, contra la oposición de los recalcitrantes fujimoristas.

Habituados a los pantallazos, a la fotografía del día, a casi ninguno se le ocurre verificar los antecedentes del hecho, las cosas en juego, ni reconstruir nada. Pero luego, dirán muy orondos: «El pueblo no tiene memoria, olvida rápido, es una maldición». Los mismos que deploran de aquella mala memoria, cuando sus intereses son afectados, son los que juegan ese juego. Refresquemos pues a esas memorias selectivas, cómo ocurrieron las cosas. A qué va Martín Vizcarra.

DOS
Acto 1: Pedro Pablo Kuczynski iba a ser defenestrado y tuvo que renunciar. Fin del baile y la pachotada. La sarta de desembolsos a las cuentas de PPK, estaba clara. Él mismo era la puerta giratoria. La gente tuvo tiempo de procesar la magnitud de su incapacidad moral y política. Pero, como la calle no fue movilizada por una izquierda timorata –la CGTP y Patria, por su parte, demostraron su gran eficacia para desmontar luchas en este tipo de circunstancias decisivas―, el fujimorismo aseguró la partida de Kuczynski montando una operación de espionaje. La inmensa mayoría no quería al bailarín de Palacio. Así que nadie lloró por él salvo El Escudero Juan Sheput y compañía.

Acto 2: La República, IDL-Reporteros, fueron por el mensajero. Apuntaron a Moisés Mamani, el ejecutor de las grabaciones que detonaron la caída del lobista. Aunque los vídeos fueron, con justeza, denominados desde el principio Kenjivideos, debido a que quien manejaba el negocio era el menor del Clan, la prensa concentrada versión La República, América, IDL-Reporteros (la otra parte de la concentración mediática), ensayó primero el nombre Keikovideos. Finalmente, transaron la manera de nombrarlos. Moisés Mamani resultó el chivo expiatorio.

De inmediato fueron por él (a hurgar en sus negocios ilegales, sus problemas familiares, etc.). Pero de Kenji Fujimori, cabeza de la compra de votos por prebendas, ni Gustavo Gorriti ni Claudia Cisneros dijeron nada. Para el diario UNO de Cesar Lévano y Patria Roja, Kenji era el buen Abel, Keiko, la malvada Caín ¿Y Guiffra y su nuez? Cohabitantes de Miraflores, San Isidro o San Borja y sus buenas familias, con el barrio no se choca. Convirtieron una operación que conducía a la sala de los almuerzos de Kuczynski, en una celada vil de Moisés Mamani, el de color sospechoso, el «marrón».

TRES
Acto 3: Cuando se iba a operar el desafuero de los sujetos protagonistas del contenido de los videos (los comprados al peso y los compradores), resulta que un sector de quienes salían a las calles, pretendía direccionar las movilizaciones sólo contra el Congreso. Del primer paquetazo de Vizcarra, de Nueva Constitución, nada (Nos referimos a Lima).

Ocurre que en el movimiento popular existe gente que adhiere a las banderas que se van levantando ―y hasta las «radicaliza»―, pero para jugar el juego de los poderosos. En este caso, ya no se trató de los oportunismos de Patria y Unidad (a bastonazo limpio se incrustaban a la cabeza de la marcha, para poder decidir sobre su convocatoria), sino de otros.

Por eso, desde mediados de julio, ya se ha ido haciendo consciencia de que se trataba de elevar tanta marcha y protesta, a una plataforma política cuyo centro fuera la Lucha por una Nueva Constitución. Es decir, definir con precisión los objetivos, y que ahí se vea quien es quién en la lucha. Elevar la lucha a un nivel político y la necesidad de pasar a concretar una Nueva constitución, ha empezado a prender con gran fuerza. Porque es muy fácil salir a la calle, darse una vuelta completa, gritar unas cuantas cosas (algunos son expertos en el lenguaje procaz) y regresar a casa. El sistema, claro, se ríe y celebra.

Acto 4: Envalentonado por dos éxitos: precipitar la caída de PPK, y decidir la sanción mediatizada sobre Kenji y sus secuaces, el fujimorismo ala Keiko, pasó a la ofensiva. Pasó al control de los medios de comunicación.

El asunto es el siguiente. Los medios habían terminado inclinándose hacia PPK, ayudándolo en su victoria en el 2016 (amplificaron lo de narcoestado, por ejemplo). Había que asegurar que, de cara al 2021, no les dieran otra vez la espalda. Usando a Mauricio Mulder (uno de los oxidados y ruidosos cañones de la vieja escopeta aprista), tomaron nota de un hecho verificable y cierto. Que la gran prensa vive de la ubre estatal. Vive de nuestros bolsillos.

Si el Estado es el principal cliente publicitario, entonces está claro por qué ganan lo que ganan, por ejemplo, los «líderes de opinión» (les pagan en dólares). Se entiende a cambio de qué atacan con tanta saña al movimiento popular o invisibilizan sus luchas.

Pongamos un caso: Si PPK quería una entrevista amable, cuando aún era presidente, la cuenta ya estaba pagada. Sólo le bastaba elegir al/la «líder de opinión» de su preferencia y agrado: El Comercio, Milagros Leiva o Raúl Vargas. O sea, ríos de mermelada y prostitución pura y dura.

El fujimorismo tiene propósitos claros, altamente reaccionarios y peligrosos. Y, antes de saltar al cuello, estudia el terreno. Hemos pensado que Keiko Fujimori está llamando a negociar poniendo un revolver en la sien.

Pero la prensa concentrada, apoyándose en algunos de sus operadores, grita y clama victimizándose, cual si fuese la encarnación viva de la Libertad de Expresión. Sostiene que se está atentando contra el soberano derecho del pueblo peruano de ser informado. Diríamos más bien, que se nos está privando del abuso de ser desinformados y con nuestra plata. Es evidente que les pagamos a la red El Comercio y a la red La República para desinformarnos y por embrutecernos. De vez en cuando, sueltan alguna dosis de información privilegiada y de cultura oficial, para barajarla.



CUATRO
Acto5: La prensa, radio, televisión concentradas y coaligadas respondieron con los audios. Es conocido el rollo de cómo llegaron a 'Los cuellos blancos del Callao' (es lo que dicen). ¿La prensa ha --'descubierto' que existe la corrupción? ¿Por qué justamente ahora la descubre?

Es que ha sido tocada en sus intereses sagrados de recibir la suya a costa de nuestros bolsillos. Y entonces, un buen pote de mermelada ausente en la mesa, no se cambia con margarina (que comemos los mortales). Había que protestar invocando a la Libertad de Expresión. Por ahí anda un spot conmovedor, firmado por la Sociedad Nacional de Radio y Televisión.

Por eso ocurrió lo que ocurrió: Las filtraciones a un sector de la prensa, el monopolio y la dosificación de su difusión. Sacan lo que conviene a sus entornos y propósitos políticos. De la red aprista, por ejemplo, no se nos dice nada. En el Perú sabíamos desde siempre, que el Poder Judicial está podrido hasta los tuétanos. Y, del mismo modo, sabemos, que la principal red mafiosa es la red aprista. Y Gustavo Gorriti, entre los 200,000 audios ha sido desairado por las leyes de la estadística.

Okey, reconozcámosle el gran servicio de mostrar parte de la red fujimorista en el Poder Judicial y sus tentáculos (Ríos-Hinostroza-Camayo-Señora K). Ahora, falta la red aprista. Pero como eso no se toca, el Gran Jefe de la banda aprista, sale en El Comercio, la gran máquina de lavado y planchado de la gigantesca corrupción con la que vienen hundiendo al país, como potable candidato al voto popular.

Acto 6: Ante tamaño despliegue de «lucha contra la corrupción» (a lo cual volveremos en esta serie), y ante los «peligros sobre la libertad de expresión», Martin Vizcarra sentó posición. Dado que los hechos mostraban una conveniente orientación, se subió al carro.

Es evidente que el fujimorismo había tocado carne. Pero el grueso del establisment se volvía paulatinamente contra este fujimorismo, perturbador de su sistema. Y, quien otrora fuera tildado de golpista, se erigía ahora en el cabal demócrata. Se hacía patente, además, que Vizcarra había retomado su alianza con PPK. Sobre éste pendía la prisión preventiva. La medida ya había sido aplicada a Ollanta Humala.

Tenía pues PPK un interés de vida o muerte por la libertad del personaje de Madre Mía. El oportunismo de Patria y Unidad, había jugado de leal escudero de Kuczynski desde el diario UNO y demás. Gustavo Gorriti, ligado a los financiamientos USA, a través de Ford Fundation y otras yerbas, tenía que ayudar al viejo lobista. ¿Y Villarán, Glave y OAS? ¿Condiciona todo esto la posición de Nuevo Perú y Verónika Mendoza?

Desde estos enjuagues, véase como se direccionaron las cosas y se hizo mutis sobre la libertad de Ollanta Humala. La jugada de la más abierta impunidad, se hizo desde este mismo Poder Judicial que hoy se saca al fresco. Y, además, con el respaldo del Tribunal Constitucional. Ese escenario ya permitía vislumbrar la impunidad total por la que trabajan.

Las fuerzas se realineaban contra el fujimorismo, y Vizcarra asesorado por Villanueva y otros, captó el cambio de la situación. Luego de haberse inclinado cortésmente ante Keiko, ahora pasaba a representar al otro grupo de poder (Club de la Construccion, El Comercio, etc), y sobre todo al amo del Norte. No olvidemos su labor en Toronto y el ofrecimiento de nuestros minerales (ahora que los capitales chinos dominan el negocio y el saqueo minero en el Peru).

Sus objetivos hacia el 2021, se van clarificando. Dos grandes facciones contienden en las alturas, ciertamente. Pero se unen en defensa del neoliberalismo y se coaligan contra el pueblo. ¿Qué ha dicho Martin Vizcarra del despojo de Tumán a los trabajadores, por el grupo Oviedo? Nada.

CINCO
Acto 7: De manera que las cosas habían acontecido más o menos como aquí las relatamos. El 28 de julio, todo estaba preparado para anunciar la Buena Nueva de Martin.

Tuvo tres objetivos. Por un lado, 1) subir sus bonos a costa del desprestigio del Parlamento dominado por el fujimorismo, y enfrentarse con un Poder Judicial que aparece, acto de magia de por medio, solo infestado por el fujimorismo. Esto ultimo indica una alianza tacita con el aprismo y, por tanto, la protección a AG.

Por otro lado 2) adoptar una medida distractiva, ante el creciente clamor por una Asamblea Constituyente y una Nueva Constitución. Este es el asunto de fondo.

Y, por último, 3) armar todo este alboroto para pasar, bajo cuerda, las medidas que vienen implementando en pro de asegurar la continuidad del neoliberalismo. Después del primer paquetazo económico, de la abrupta escalada de precios (luz, agua, pasajes), hacen cola el litio de Puno, la Ley de Hidrocarburos, la entrega del mar del Norte peruano, la devolución de las prebendas a la prensa concentrada, volver a enterrar Lava Jato, etc., etc.

Veinte días después del lanzamiento del Referéndum por Vizcarra, Daniel Salaverry, presidente del Parlamento, hablaba de que la Ley de los Medios no es inamovible. Y, Úrsula Letona, vocera de Keiko, que el Referéndum, no es solo bandera de Vizcarra. Pero finalmente, Keiko Fujimori ha definido la posición oficial. Que se trata de medidas de corte populista.

Han hallado, luego de un silencio y de humos distractivos, las fisuras de las propuestas, su endeblez e inviabilidad práctica en la medida que la olla de alacranes que habitan el Poder Judicial, es parte de una densa malla de relaciones instalada en todas las esferas de la sociedad peruana. Los implica y compromete a todos. Esta es, pues, la proclamada y flamante «joven nación», de la que hablan los felones, para facilitarles el camino a los poderosos y para que el pueblo se ilusione y olvide las cadenas que lo aprisionan.

SEIS
No puede extraerse ese cáncer, ni acometer los otros asuntos cruciales, si no se cambia todo. Si una Nueva Constitución puede cumplir un papel, es el de empezar a tratar ese cáncer y demás. Pero asimismo, posibilita que un nuevo sujeto social pueda empezar a tomar las riendas de la sociedad peruana. Y eso no es ni puede ser el mismo capitalismo lumpen con o sin corbata. Sino un movimiento popular digno y combativo, labrado en las fatigas del trabajo y la lucha, que habrá de generar nuevos colectivos sociales y nuevos dirigentes.

Esto es, un movimiento social renovado que arroje las anteojeras del colonialismo espiritual y que sepa ver la riqueza de nuestra historia y de nuestra gente. Que barra con los cerriles sectarismos aprovechados y usados por el enemigo, para dividir y dispersar aun más. Que haga saltar por los aires el rematar el país como si fuese nuestro estatus natural.

Un movimiento que arroje de sí mismo los fatalismos y derrotismos. Que se desprenda de su propensión a las pequeñas escaramuzas, y que ponga el acento en el papel creador y decisivo de las amplias masas populares de Sierra, Selva y Costa. Un movimiento social y popular que tenga fe en la juventud que sale a las calles y que eleva desde lo más hondo su grito de indignación. Un movimiento social y popular que, finalmente, reconozca en nuestra historia y en nuestro presente cotidiano, la capacidad creadora, luchadora y la abnegación de la mujer peruana.

Al movimiento popular se le presenta pues definir posición sobre el Referéndum de Martín Vizcarra. ¿Cabe apoyarlo porque ha centrado sus baterías contra el fujimorismo, que ha perdido terreno sobre todo porque el pueblo peruano ha luchado contra él? Claro que no.

Cabe ver tal Referéndum, como una contienda entre sectores y grupos en el poder económico, político, judicial. Como una disputa de buitres, que pretenden que nos contentemos con las migajas de su festín. Esa contienda puede resolverse con un aislamiento del fujimorismo y su derrota. Pero sobre todo, con una transacción, donde aparecerán «reconciliados hacia el Bicentenario», para aplastar el movimiento popular y seguir cogoteándonos y robándonos el país.

En conclusión: A la gran bandera de la lucha por una Nueva Constitución, el sistema, con Martín Vizcarra a la cabeza, le opone la solución de los parches constitucionales. Aprovecha la ocasión, además, para ganar terreno en las disputas de poder de cara al 2021. El Referéndum, por tanto, apunta a que la cosa cambie para que nada cambie.

(Continuará)

VTv

CRÓNICAS

Sucesos de la política, batallas de los pueblos y experiencias cotidianas, reconstruidos en clave narrativa.

REPORTAJES

Explicando y documentando los acontecimientos-clave, y desmontando las patrañas del coro intelectual y mediático.

MUNDO

Información y puntos de vista sobre el mundo en que vivimos, y contra las tergiversaciones de los monopolios internacionales de la (des)información.

ECOLOGÍA

La Madre Tierra viene siendo destruida a marchas forzadas por el capitalismo y su globalización desbocada.

SOCIAL

El movimiento social peruano, su actual ascenso y perspectiva, apreciados desde abajo.

SOBERANÍA

Nos han robado el país y se lo vienen repartiendo entre vende patrias y poderes extranjeros ¿Qué hacer?

LITERATURA

La creación, la crítica y la teoría literaria en escena. La literatura universal y peruana que se está produciendo hoy y sus autores.

ECONOMÍA

La primordial actividad productiva, comercial, financiera (y especulativa), y sus conflictos cruciales.

TECNOLOGÍA

Nuevas tecnologías, su utilidad, su abuso y sus proyectos extremos. Las antiguas y remozadas creaciones humanas.

FILOSOFÍA

El debate doctrinario y filosófico retoma vuelos: Necesidad de esclarecimiento y toma de posición.

ARTE

Pintura, escultura, cine, música, danza, teatro, graffiti, canción urbana, arte de las prisiones, cumbia peruana, arte afroperuano, arte andino, aimara, selvático, etc.

CIENCIAS

El saber humano acumulado, los nuevos descubrimientos, la difícil construcción del conocimiento y su (mal) uso por el poder.

POLÍTICA

Ante el virtual derrumbe del carcomido sistema de partidos (bandas con inscripción en el JNE), es la hora de alternativas de cambio y transformación.

HISTORIA

Acerca de la Historia antigua y reciente, para conocernos quiénes somos y hacia dónde podríamos marchar.