Escribe: José Carlos Ramírez
Miercoles, 10 de Enero del 2018
A la facción de Guzmán no le queda sino colgarse de esta reconciliación malsana, en la interpretación de que al final de todo conflicto armado debe darse amnistía a los contendientes. La preocupación por el pueblo hace mucho dejó de ser su prioridad.

El indulto a Alberto Fujimori vino acompañado de visible cálculo político y, sobremanera, de manipulación del tema de la reconciliación. Su propósito fundamental en lo inmediato fue el de evitar la vacancia mediante una componenda entre facciones de derecha, en un escenario de escándalo de corrupción que involucra no solo a PPK sino al APRA, FP y sus principales personajes: Alan García y Keiko Fujimori (“Aumentar Keiko a 500 y hacer visita”) entre otros que aún se encuentran sueltos en plaza.

El dinero contaminado de corrupción les ensucia a todos y la cuestión es cómo se salvan y cómo salvan el sistema económico en el que campea este flagelo. Se evidencia que necesitan resolver pugnas que les aquejan como grupos de poder y nada mejor que echar mano al tema de la reconciliación. El anuncio de Mercedes Araoz el día 27 de diciembre de destinar la suma de 33 millones de soles para reparación a las víctimas de la violencia no es otra cosa que pretender aplacar a la parte que nada ha sido considerada, y que debería ser prioridad de una verdadera reconciliación. Esta medida es un intento grosero y mercantilista de comprar y apaciguar voluntades, intento además inútil: la indignación crece y, si bien las reparaciones son necesarias, la dignidad no se compra ni se vende. Otras voces abyectas y concordantes muy oportunas con esta fechoría no se hicieron esperar, a pocas horas de conocerse el indulto a Alberto Fujimori. Alfredo Crespo señaló en su cuenta de Facebook “Exigimos la libertad de Abimael Guzmán Reinoso. 25 años en aislamiento absoluto, ya pagó su responsabilidad. La libertad es un derecho. Por un Perú reconciliado hacia el bicentenario”. (La República, 26 de diciembre 2017).

“Por un Perú reconciliado hacia el bicentenario” es la misma idea que viene empleando la derecha y algunos representantes del gobierno. La consigna que hoy enarbolan a todo pulmón los incendiarios de ayer. Pero en este modelo de reconciliación para nada están contemplados los actores sociales diversos, ni los familiares del caso La Cantuta, ni de Barrios Altos, ni los familiares de ANFASEP o del Santa, por mencionar algunos. Tampoco incluye una reflexión sobre el país y sobre las motivaciones del conflicto armado interno aún vigentes, menos un asumir responsabilidad del Estado por un lado y de los alzados en armas por el otro.

A la facción de Guzmán no le queda sino colgarse de esta reconciliación malsana en la interpretación de que al final de todo conflicto armado debe darse amnistía a los contendientes. La preocupación por el pueblo hace mucho dejó de ser su prioridad. No es capaz de diferenciar el fondo de la cuestión. No le interesa el movimiento que se gesta no solo como rechazo al indulto sino como una crítica contra el sistema. La prioridad son las libertades.

El pedido de perdón de AF a las personas que “defraudó” y el preámbulo de PPK justificando su indulto y diciendo que AF había cometido “errores y excesos” son una desvergüenza de la peor calaña. Solo le hubiese faltado agregar la palabra "limitaciones" para consignar la justificación de Guzmán: Desde mucho tiempo atrás Alfredo Crespo viene declarando: "Él (Abimael Guzmán) considera de que en su organización, el Partido Comunista del Perú, debe hacer una autocrítica por los errores, excesos y limitaciones que tuvo" (03 de Abril del 2014 Diario Correo).

Recordemos además que se hicieron públicas las comunicaciones entre Vladimiro Montesinos y Abimael Guzmán durante las elecciones generales del 2016, donde el primero le pedía apoyar a Keiko en las elecciones y que de ganar dicha candidata se retomaría lo que quedó pendiente (tratativas), como se difundió en el programa de Beto Ortiz en ATV el 17 de julio del año pasado. Que las comunicaciones y maquinaciones entre Montesinos y el fujimorismo continúen no sería de extrañar. Aquel personaje fue el brazo derecho de AF y el tío que repartía dinero a manos llenas. El sucio arreglo bajo la mesa entre PPK (su entorno) y gente del fujimorato para viabilizar el indulto con el uso de términos harto conocidos por Montesinos inducen sospechas sobre la asesoría vigente del ex agente de inteligencia.

Colgarse de esta “reconciliación” encubridora de fechorías es indigno y repugnante, pero también tiene de masoquista pues busca reconciliarse con agrupaciones, cuyos representantes solo les envían insultos y repudios por doquier a cada momento. Allá los que desesperadamente están dispuestos a cualquier cosa con tal de sus libertades o amnistías. Pedir “una verdadera reconciliación” en este contexto y en su boca es pedir a gritos ser parte de la componenda para seguir sometiendo al pueblo, para seguir encubriendo delitos, tapar así sus propios problemas y no dar explicaciones ni ofrecer disculpas a quienes se vieron afectados por la guerra interna.

El pueblo que persigue justicia no solo en el sentido particular sino en el más amplio sentido social y de nación saldrá este 11 a marchar y protestar. Algunos estúpidamente han salido a criticar a los jóvenes porque no vivieron los tiempos de los 90, pero basta relacionar la historia con el presente accionar del parlamento y la bancada naranja para saber de qué se trata. Es decir, no solo es lo que pasó en los 90 sino lo que esa organización política, que va mutando de nombres en cada periodo electoral, sigue siendo desde el parlamento y lo que pretende ser en caso de llegar al ejecutivo. Pero no solo contra el fujimorismo, la indignación y la lucha están bien justificadas por donde se le mire. ¡Que se vayan todos! es la consigna para cambiar la aberrante política que gobierna durante mucho tiempo nuestro país, acabar con el neoliberalismo y propiciar una nueva Constitución en favor del pueblo.

ESTE JUEVES 11 A LAS 5 DE LA TARDE, TODOS A LAS CALLES

VTv

CRÓNICAS

Sucesos de la política, batallas de los pueblos y experiencias cotidianas, reconstruidos en clave narrativa.

REPORTAJES

Explicando y documentando los acontecimientos-clave, y desmontando las patrañas del coro intelectual y mediático.

MUNDO

Información y puntos de vista sobre el mundo en que vivimos, y contra las tergiversaciones de los monopolios internacionales de la (des)información.

ECOLOGÍA

La Madre Tierra viene siendo destruida a marchas forzadas por el capitalismo y su globalización desbocada.

SOCIAL

El movimiento social peruano, su actual ascenso y perspectiva, apreciados desde abajo.

SOBERANÍA

Nos han robado el país y se lo vienen repartiendo entre vende patrias y poderes extranjeros ¿Qué hacer?

LITERATURA

La creación, la crítica y la teoría literaria en escena. La literatura universal y peruana que se está produciendo hoy y sus autores.

ECONOMÍA

La primordial actividad productiva, comercial, financiera (y especulativa), y sus conflictos cruciales.

TECNOLOGÍA

Nuevas tecnologías, su utilidad, su abuso y sus proyectos extremos. Las antiguas y remozadas creaciones humanas.

FILOSOFÍA

El debate doctrinario y filosófico retoma vuelos: Necesidad de esclarecimiento y toma de posición.

ARTE

Pintura, escultura, cine, música, danza, teatro, graffiti, canción urbana, arte de las prisiones, cumbia peruana, arte afroperuano, arte andino, aimara, selvático, etc.

CIENCIAS

El saber humano acumulado, los nuevos descubrimientos, la difícil construcción del conocimiento y su (mal) uso por el poder.

POLÍTICA

Ante el virtual derrumbe del carcomido sistema de partidos (bandas con inscripción en el JNE), es la hora de alternativas de cambio y transformación.

HISTORIA

Acerca de la Historia antigua y reciente, para conocernos quiénes somos y hacia dónde podríamos marchar.